terapia familiar


Apego, emociones, pensamientos, conductas e integración

John Bowlby ha sido el autor que con más claridad ha definido el apego y la formación de vínculos seguros y las consecuencias que esto tiene en el desarrollo emocional de las personas. En sus propias palabras:

“Muchos de los sentimientos más intensos surgen durante la formación, el mantenimiento, la alteración y la renovación de las relaciones de pareja. La formación de un vínculo afectivo se describe como enamoramiento; mantener ese vínculo, como amar a alguien; y perder a la pareja, como llorar a alguien. Asimismo, la amenaza de la pérdida produce ansiedad y, la pérdida real, pena; es previsible que cualquiera de estas situaciones provoque enfado. El mantenimiento de un vínculo afectivo seguro se siente como una fuente de seguridad y la renovación de un vínculo como una fuente de alegría.”

John Bowlby

Arlene Vetere y Rudi Dallos explican en su nuevo libro Apego y terapia narrativa cómo “los modelos de funcionamiento interno de las relaciones son nuestras creencias y expectativas sobre nuestra propia conducta y la de otras personas en las relaciones íntimas; las ideas que tenemos del “yo”, por ejemplo, lo amorosos, respetables, aceptables y merecedores del cariño de los demás que somos; y la disponibilidad, receptividad e interés de los demás por atendernos y cuidar de nosotros. Esta conceptualización de cómo percibimos, construimos y co-construimos una idea de nosotros mismos, de los demás, y de nosotros en relación con los demás, encaja bien con el actual pensamiento sistémico y práctica narrativa, pero lo que la teoría del apego ofrece es una perspectiva evolutiva.”

Ambos autores nos proponen un enfoque integrador que parte de la teoría de Bowlby y se completa con la actual neurociencia cognitiva “los diferentes aspectos de la experiencia humana están inextricablemente conectados. La terapia no debería centrarse exclusivamente en las palabras y los procesos semánticos, ni predominantemente en los sentimientos o las conductas sino abordar todas estas áreas y ayudar a las personas a integrarlas y reflexionar sobre ellas. En especial a abordar las contradicciones que existan entre los diferentes ámbitos de la experiencia.”

En el prólogo a la edición española, Annette Kreuz rescata las palabras de Arlene Vetere y Rudi Dallos: “este enfoque ofrece un marco de cuatro escenarios para pensar sobre el proceso de terapia de pareja y familia: crear una base segura, explorar narrativas y experiencias de apego dentro de un marco sistémico; reducir los patrones inútiles y considerar alternativas; trabajar hacia el futuro y mantener una base terapéutica.

Nueva colección Terapia Familiar Iberoamericana

Roberto Pereira
En palabras de Roberto Pereira director de la colección: la mayor parte de la bibliografía sobre Terapia Familiar proviene del discurso dominante de origen anglosajón. Desde los primeros años de la difusión de la TF se comprueba la necesidad de adaptarla a los contextos culturales de los diferentes países ya que la actitud de familias y de los psicoterapeutas, la “cultura terapéutica” no es la misma. Buena parte de los modelos psicoterapéuticos utilizados hoy en día tienen su origen en la necesidad de adaptarse a los sistemas sanitarios de los países del “norte”, especialmente el de los EE.UU., modelos que no tienen por qué encajar en los países del “sur”, en Iberoamérica
La colección quiere seguir la línea de la Red Relates (www.redrelates.org) organización que agrupa a escuelas sistémicas latinoamericanas, y uno de cuyos objetivos es “avanzar hacia la configuración de un modelo propio, coherente con las realidades europeas y latinoamericanas, capaz de dialogar de manera fructífera con los restantes modelos sistémicos”. 
Terapia individual sistémica
de Alfredo Canevaro

En julio apareció el primer título escrito por Alfredo Canevaropsiquiatra argentino radicado en Italia, titulado “Terapia individual sistémica con la participación de pacientes significativos”. Éste aborda el poco editado tema de la psicoterapia individual sistémica de una manera práctica y sencilla. El libro que le seguirá, del psicólogo y director de la Escuela Sistémica Argentina, Marcelo Ceberio, toca otro tema que ha recibido muy poca atención desde la psicoterapia: el de la atención a la “cuarta edad”, la “Terapia de los ancianos del siglo XXI”.

Alfredo Canevaro
Esta colección, abierta a propuestas de los autores iberoamericanos, quiere a su vez promover el intercambio entre los terapeutas familiares de lengua hispana y portuguesa, y favorecer el desarrollo de una Terapia Familiar Iberoamericana con sus propias características y señas de identidad, que respondan a las necesidades y contextos de donde se realiza más que al discurso dominante en el campo.  Desde hace años, las Asociaciones Españolas y Portuguesa de Terapia Familiar mantienen una estrecha relación que ha tomado forma con la realización de Congresos Ibéricos de Terapia Familiar y la edición de una revista bilingüe. Pero aún no se ha producido un intercambio real de bibliografía. 

Alfredo Canevaro propone: volver a la familia de origen para hacer las maletas y partir de nuevo

Queremos adelantar un fragmento sobre la filosofía terapéutica de Alfredo Canevaro que recoge en su primer libro Terapia individual sistémica con la participación de familiares significativos.
Canevaro utiliza la metáfora de los cormoranes, que antes de abandonar el nido, tienen conductas regresivas como píar y pedir que los padres les alimenten, después son capaces de emprender el vuel o y su vida de manera independiente.
Cree que hay que volver a la familia de origen para asegurar los lazos y a partir de ahí, las personas podrán echar a volar de una forma adulta y madura:

“Es igualmente importante intentar disipar otro mito, muy difundido en el enfoque individual psicodinámico, cognitivo o sistémico–individual, de apoyar la opinión de los pacientes respecto de la idea de alejarse físicamente o emocional­mente de una familia disfuncional para poder diferenciarse.

Nuestra filosofía psicoterapéutica es netamente paradojal y considera importante, después de un breve período en el que se estabiliza una relación de confianza en el terapeuta y después de haber identificado los nudos no resuel­tos en el seno de la familia de origen, “volver para rehacer las maletas y partir de nuevo”. Volver significa aprovechar un encuentro emocional que permita el alimento afectivo y la confirmación del self de los pacientes para luego volver a partir, más fuertes en la continuación de la psicoterapia y de la búsqueda de un proyecto existencial propio, reconociendo la función fundamental de la familia y colocándose en la sociedad como protagonistas activos”.

Cita extraída de: Terapia individual sistémica con la participación de familiares significativos.

Violencia de los hijos hacia los padres, cuando el hogar no es tan dulce

Roberto Pereria en el año 2005 reunió por primera vez un grupo de estudio sobre violencia filio-parental dado el aumento de este tipo de casos y la gravedad de los mismos: las denuncias de padres agredidos por sus hijos se habían multiplicado por ocho en Cataluña en el período 2000-2004, por tres en el País Vasco entre 2002-2003 o por catorce entre los años 2000-2004 en el País Valenciano.

Su primer paso fue la recopilación bibliográfica, llegaron a la conclusión de que había una gran laguna de bibliografía especializada. Además cuando se hacía referencia a casos de violencia de hijos o hijas hacia padres, la mayoría de ellas se centraban en el adolescente sin tener en cuenta la influencia del entorno familiar en la génesis desarrollo y mantenimiento de la conducta violenta.

El grupo se propone elaborar un modelo teórico para este tipo de problemas familiares que consideraban en todo caso una disfunción familiar.
A partir del año 2006 comienzan a atender a familias con problemas de violencia de hijos a padres y a poner en práctica nuestras hipótesis teóricas sobre el problema y las posibles soluciones que nos habían parecido eficaces.
La atención a las familias, la consolidación del grupo de Estudio e Investigación en VFP y la constatación de la necesidad de un recurso que atendiera específicamente a este tipo de violencia nos llevó a la creación, en septiembre de 2006, de Euskarri, Centro de Intervención y Formación en VFP. El libro Psicoterapia de la violencia filio-parental, es fruto de este trabajo.

Ésta es la definición y descripción que se hace en el libro sobre las características de la Nueva Violencia Filio-Parental
“En lo que definimos como nueva VFP (en adelante NVFP), las agresiones constituyen el núcleo central del problema. Va a ser éste el motivo de consulta, o la causa de la denuncia y la derivación “coercitiva” posterior, lo que muy rara vez ocurre en la VFP tradicional, en la cual el motivo de consulta o derivación suele ser otro distinto a la violencia.

El nuevo perfil se refiere a las agresiones ejercidas por niños, adolescentes y jóvenes aparentemente normalizados 11, que proceden de cualquier estrato social, con conductas violentas más o menos extendidas, que incluyen siempre el ámbito familiar y, con mucha frecuencia, se reducen a este contexto.

El espectro de edades de los agresores es amplio, aunque es más frecuente en la adolescencia, si bien muchos de los progenitores agredidos refieren dificultades en la crianza de sus hijos/as a edades tempranas.

La NVFP comparte con el resto de los modelos de Violencia Intrafamiliar la búsqueda del control y del poder en la familia. Tanto el maltrato infantil como la violencia de pareja tienen como fin obtener el poder, el control sobre los miembros de la familia a los que se maltrata. No hay unos objetivos concretos e inmediatos que se busque conseguir y para los que se utilice la violencia, sino que estos vendrán, en todo caso, más adelante, como resultado del ejercicio del poder obtenido.

En esto difiere de los otros modelos la NVFP: lo primero que se busca es la consecución de unos objetivos concretos, para los que se utiliza la violencia.
Como efecto añadido a la utilización de ésta, se experimenta la sensación de control y poder, que refuerza su mantenimiento e incremento, pero por lo general siempre buscando unos fines concretos: conseguir objetos materiales, o mayores privilegios, o más libertad de acción.

Roberto Pereria, médico psiquiatra y Director de Euskarri, Centro de Intervención en Violencia Filio-Parental, Psicoterapeuta Familiar, participará en los cursos de verano de la UCM llamado Hogar dulce hogar El conflicto en la familia”.