Reggio Emilia


100 Años del nacimiento de Loris Malaguzzi/100 anni dalla nascita di Loris Malaguzzi

Vídeo homenaje en el centenario del nacimiento de Loris Malaguzzi el 23 de febrero de 1920. Ediciones Morata con este vídeo aporta su grano de arena en la celebración de los 100 años del nacimiento de Loris Malaguzzi y en la divulgación de la corriente pedagógica iniciada en Reggio Emilia en Italia, después de la Segunda Guerra Mundial. / Omaggio in occasione del centenario della nascita di Loris Malaguzzi il 23 febbraio 1920. Ediciones Morata con questo video si unisce alla celebrazione del centenario della nascita di Loris Malaguzzi e alla diffusione della corrente pedagogica iniziata a Reggio Emilia in Italia, dopo la seconda guerra mondiale.

En este enlace (Reggio Emilia y Ediciones Morata) descubrirás mucho más sobre Loris Malaguzzi, la Escuelas de Reggio Emilia y Ediciones Morata. / In questo link (Reggio Emilia ed Ediciones Morata) scoprirai molto di più su Loris Malaguzzi, le scuole di Reggio Emilia ed Ediciones Morata.

Puedes encontrar los siguientes títulos publicados por Ediciones Morata en nuestra propia web. / Puoi trovare i seguenti titoli pubblicati da Ediciones Morata sul nostro sito web.

Reggio Emilia y Ediciones Morata

                                                             “El niño tiene cien lenguas

                                                           (y además de cien, cien, cien)

                                                          pero le roban noventa y nueve.

                                                                  La escuela y la cultura

                                                       le separan la cabeza del cuerpo.”

Recoge las palabras de Vea Vecchi en la conferencia de TED, que añade las del fundador Loris Malaguzzi:

“La teoría de los Cien lenguajes de los niños valora la pluralidad de códigos lingüísticos y fomentar lenguajes expresivos que la cultura ha olvidado en el desarrollo de la inteligencia infantil. Vencer las contraposiciones entre cuerpo y mente, acción y pensamiento, imaginación y ciencia, …”

Cien lenguajes que en 1995 Morata daba a conocer a través de La inteligencia se construye usándola, en donde se recogen numerosas experiencias educativas realizadas en las escuelas infantiles municipales de Reggio Emilia (Italia). Proyectos y actividades nacidos del interés de un conjunto de profesoras y profesores que conviven con niños y niñas en las aulas, y que disfrutan escuchando, conversando e investigando con ellos.

En 2013 publicamos Arte y creatividad en Reggio Emilia en el que Vea Vecci nos habla de cómo desde esta escuela se reivindica la belleza y la importancia de los ambientes escolares agradables y de la existencia de estos cien lenguajes como la poesía, la pintura o la danza, a través de los cuales se puede desarrollar y potenciar el aprendizaje de niños y niñas.

Vea Vecchi hace referencia a cómo introducir la figura del atelierista en las escuelas contribuye a cambiar el ambiente de aprendizaje y genera cambios en la cultura preescolar.

Aparecen muchos materiales que se pueden utlizar, no sólo lo basado y apoyado en lo verbal y lo racional. Reivindica la recuperación del lenguaje poético en las escuelas, para que se pueda construir un conocimiento completo. Como dice en este extracto de la poesía de Loris Malaguzzi titulada “Cien lenguajes del niño”

                   “Le dicen

                                                     que piense sin manos

                                                      que actúe sin cabeza

                                                    que escuche y no hable

                                                  que entienda sin alegría

                                                 que ame y se sorprenda”

El lenguaje racional separa la imaginación de lo cognitivo, la emoción de la racionalidad, la empatía de la investigación en profundidad.

El lenguaje poético une, acentúa todas las percepciones, estimula una relación intensa con el entorno y construye un pensamiento inquieto e incorfosmista.

Vea Vecchi afirma que antes de dar una respuesta, hay que permitir que el alumno plantee una pregunta. También habla de la importancia de confiar en la inteligencia colectiva.

Y en septiembre de 2017 vamos a publicar Loris Malaguzzi y las escuelas de Reggio Emilia, en el que a través de 100 documentos seleccionados de Loris Malaguzzi el lector podrá profundizar en el pensamiento y la labor de Loris Malaguzzi.

Gunilla Dahlber en su prólogo nos dice:

“El libro Loris Malaguzzi y las Escuelas de Reggio Emilia nos abre una puerta a la historia de la experiencia educativa más singular del siglo XX”

“Malaguzzi tuvo la visión de construir nuevas escuelas públicas basadas en la democracia y la igualdad. Escuelas fundadas en valores y elementos esenciales, que podrían proteger a los niños frente a lo que en el libro describe como “una pedagogía profética”, una educación con base en conocimientos predeterminados, impartidos poco a poco, que resulta humillante tanto para los maestros como para los niños, al negarles su ingenio y su potencial.”

Y Peter Moss añade:

“Este libro ofrece una perspectiva única sobre la figura de Malaguzzi”

 “Quienes esperen encontrar una secuencia de trabajos académicos que establezcan la evolución continua de su pensamiento pedagógico se sentirán decepcionados. Pero, sin embargo, los que quieran conocer la vida y el trabajo de un educador que participó activamente en la educación pública, con la intención de construir un proyecto pedagógico particular, inmerso en un sistema escolar municipal bien administrado, en el que la teoría y la práctica son totalmente inseparables, no lo estarán.”

Dejamos también una lista de vídeos de educadores de Perú, Costa Rica, España, México que nos cuentas sus experiencias trabajando en sus escuelas con los principios de Loris Malaguzzi

Archivo Las escuelas de Reggio Emilia, una experiencia de innovación educativa 

Archivo Principios del Reggio Emilia de Niños felices Perú

Archivo Cómo es un día en un centro Reggio Emilia de Mariana Ludmila

Archivo Educación Infantil 3/9: 6 años claves para una vida (CEAPA) en el que podemos escuchar a Alfredo Hoyuelos

Archivo Loris Malaguzzi Metodología Reggio Emilia de Lupita García

Son algunas muestras de la importancia y  el alcance en todos los países, y en particular en los de lengua hispana. 

Reggio Children nos muestra cómo los pequeños pueden dar una gran visión del mundo

Con motivo del cambio de año Reggio Children nos ha hecho llegar este vídeo sobre la guerra y la paz que nos enseña como las grandes palabras no tienen por qué venir de las personas mayores. El vídeo combina citas de grandes pensadores con las de niños y niñas de entre cuatro y seis años y nos muestra cómo los pequeños pueden darnos una gran visión del mundo.

Aquí puedes ver el vídeo completo.

A continuación recogemos algunas de las citas que más nos han gustado :

“Quien empezó la guerra no sabe cuando acabarla”

Sara 4,4 años

 “Para conseguir la paz hay que hablar”

Giorgio 6,1 años

 “La paz es un pensamiento”

Aurelia 5,4 años

 “En relación al comercio de armas, no hay uno bueno con armas legales y otro malo con armas ilegales. Todas las armas son ilegales, como la guerra.”

Papa Francisco, 2013

 “La cosas no van bien porque la guerra continúa”

Giovanni 5,3 años

 “La guerra que viene no es la primera, hubo otras antes. Cuando la última terminó hubo conquistadores y conquistados. Entre los conquistados, la gente de a pie se moría de hambre, entre los conquistadores también.” 

Bertol Bretch

 “Las fronteras son como el humo”

Matia 5 años

 “Sólo podemos experimentar la libertad a través de la relación con los demás”

Hannah Arendt

 “Todas las personas necesitan tener libertad”

Chiara anni 5,3 años

 

También te puede interesar:

Arte y creatividad en las Escuelas de Reggio Emilia

Hoy comienza el encuentro de la Red Solare en México  y durará hasta el próximo 1 de diciembre. El título del mismo es Arte y creatividad. Esta noticia nos sirve como pretexto para recoger algunas ideas sobre la importancia de la estética en las escuelas de Reggio Emilia.

Así como para mostrar sus ideas sobre el pensamiento y desarrollo de niños y niñas. Las escuelas de Reggio Emilia consideran fundamental la estética y  la poética en el desarrollo de niños Vea Vecchi define con claridad la dimensión estética  en su libro Arte y creatividad en Reggio Emilia: 

“Entre las características más originales de la pedagogía de Reggio, está la aceptación de la estética como una de las dimensiones importantes de la vida de nuestra especie y, en consecuencia, también de la educación y del aprendizaje.

Aunque en las escuelas de Reggio pueda sentirse inmediatamente el papel de la dimensión estética, suele ser cierto lo contrario y el mundo de la educación suele guardar las distancias con respecto a esta cuestión. No creo que sea posible comprender realmente la pedagogía de Reggio sin prestar la atención debida a esta cuestión (…)

Malaguzzi aclara en otro momento del texto cuál sería la función del taller: “Pero el taller era, ante todo, un lugar de investigación (…). Siempre hemos considerado un privilegio ser capaces de encontrar los múltiples y fascinantes juegos a los que puede jugarse con imágenes: convertir una amapola en una mancha, una luz, un ave en vuelo, un fantasma iluminado, un manojo de pétalos rojos en un trigal verde y amarillo…”No cabe duda de que es difícil decir sencilla y claramente a qué queremos referirnos con la expresión dimensión estética. Quizá sea, en primer y fundamental lugar, un proceso de empatía que relaciona al Yo con las cosas y las cosas entre sí. Es como un delgado hilo o aspiración a la calidad que nos hace escoger una palabra en vez de otra, y lo mismo con respecto a un color o matiz, determinada pieza de música, una fórmula matemática o el sabor de una comida. Es una actitud de cuidado y atención en relación con las cosas que hacemos, un deseo de significado; es curiosidad y asombro; es lo opuesto a la indiferencia y al descuido, a la conformidad, a la ausencia de participación y de sensibilidad.”

 Las Escuelas de Reggio tienen una forma de mirar a los niños y niñas característica. Para aprovechar todas sus capacidades entienden que es fundamental el papel que adopten los docentes. Dice Vea Vecchi:

 “Es importante para la sociedad que las escuelas y nosotros como maestros seamos  muy  conscientes  del  espacio  que  dejamos  a  los  niños  para  el  pensamiento  original,  sin  apresurarnos  a  restringirlo  con  esquemas  predeterminados que definan lo que es correcto de acuerdo con la cultura de la escuela. ¿En qué medida apoyamos a los niños para que tengan ideas diferentes de las de otras personas  y  en  qué  medida  los  acostumbramos  a  que  razonen  y  discutan  sus ideas con sus compañeros? Estoy muy convencida de que una mayor atención a los procesos, en vez de solo al producto final, nos ayudaría a sentir un mayor

respeto por el pensamiento independiente y las estrategias de los niños y de los adolescentes.”

El estilo de enseñanza que proponen es abierto a la investigación y al descubrimiento: “Las teorías, las certezas que ya están consolidadas desde hace tiempo deberían de transformarse en aliadas para el encuentro con lo nuevo: aunque sean válidas, no se tiene que perder nunca el placer de confrontarse con lo no resuelto, la duda y el error que son los fundamentos de la investigación.” Simona Bonilauri

Terminamos esta entrada hablando de qué entienden en Reggio Emilia por lenguaje y concretamente qué significa para ellos el lenguaje poético:   “Nosotros (en Reggio) consideramos los lenguajes como las distintas formas utilizadas por los seres humanos para expresarse: lenguaje visual, lenguaje matemático, lenguaje científico, etc. En una conversación sobre la relación entre la pedagogía y el taller, Claudia Giudici, pedagoga, lo expone así: “Cuando hablamos de lenguajes, nos referimos a las distintas maneras en que los niños (seres humanos) representan, comunican y expresan su pensamiento por diversos medios y sistemas simbólicos; en consecuencia, los lenguajes son las diversas fuentes o génesis de conocimiento”. Los lenguajes poéticos son formas de expresión fuertemente caracterizadas por aspectos expresivos o estéticos, como la música, el canto, la danza o la fotografía.”

También te puede interesar:

¿Cuáles serían las características de una escuela amable tal y como la pensaba Loris Malaguzzi?

En el prólogo de Arte y creatividad en Reggio Emilia, Alfredo Hoyuelos explica cuáles serían las características de una escuela amable, aquí recogemos algunas de las principales:

“Creo  que  hoy,  más  que nunca, es una idea rescatable que puede ser reflexionada y actuada en educación. Vea, a lo largo de su narración, nos da suficientes pistas de cómo pensar y construirla.

Una escuela amable es una arquitectura en la que las paredes (la llamada primera piel) hablan —a través de la documentación estética (la segunda piel)— de la cultura de las personas que la habitan. Hablan sin imágenes estereotipadas y sí a través de fotografías significantes y textos seleccio nados, que narran las competencias impensadas de los seres humanos desde el nacimiento.

Una escuela amable es un territorio donde los matices de los paisajes  luminosos,  cromáticos,  sonoros,  polisensoriales  y  táctiles  conforman y  componen  el  aire  de  una  escuela  que  respira  armonía,  tranquilidad, serenidad, agradabilidad y mundos imaginarios que unen lo real con lo posible.

Una escuela amable es un ámbito de materiales no solo comerciales, de objetos  no estructurados,  de  evocaciones  de  ready-mades  dadaístas,  que los niños y niñas disponen en combinaciones complejas.

Una escuela amable es curiosa, viva, que quiere aprender sin tedio, que huye de esa “muerte del alma” de la que habla Charles BAUDELAIRE en Las flores del mal cuando relata poéticamente la tragedia de la falta de curiosidad. Hugo ASSMAN (2004) profundiza sobre la curiosidad que proviene de nuestra animalidad neoténica, como seres biológicamente disponibles a explorar, conocer, buscar sentido y la calidad de los significados a través de la ludicidad humana, del proceso creativo y proyectual del juego.

Una  escuela  amable  es  un  escenario  en  el  que  los  y  las  profesionales observan, investigan, toman notas, documentan, reflexionan, interpretan intersubjetivamente  y  construyen  biografías  narrativas  cruzadas  de  los procesos del vivir y conocer que acontecen, recorren y circulan en la respiración de la escuela.

Una escuela amable es una atalaya desde donde se aman, como dice RILKE en Cartas a un joven poeta, las preguntas mismas, prolongando la escucha, lentificando las soluciones, rumiando una y otra vez las virtudes de las dudas y curiosidades, cuestiones no banales que dan legitimidad a nuestra mirada multiinterpretativa.

Una escuela amable es un contexto en el que las maestras no gritan y acompañan con su mirada testimonial, silencios elocuentes y retos contingentes los procesos rigurosos y serios de aprendizaje de los niños y niñas: desde una cercanía distante.

Una escuela amable es una red de tiempos donde cada momento —sin jerarquías— es un instante educativo único: la entrada, el baño, la comida, la siesta, las propuestas…

Es un escenario en el que no hay movimientos en filas controladas ni donde tampoco la escuela se transforma en una sucursal de Renfe.

Una escuela amable es un recinto pequeño, acogedor, que abraza —en la cotidianidad— la bella circulación de las familias dentro de la escuela, que la sienten, así, como propia. Padres, madres, abuelos y abuelas que entran en las aulas, ven, visualizan, dialogan, permanecen, se van y vienen según sus ritmos y particulares kairos.

Una escuela amable es un terreno del placer estético, un lugar en el que, como decía FREUD, el placer de pensar es como un orgasmo. El placer de pensar y sentir juntos.

Una escuela amable es la que encuentra, en este placer, la vitalidad y sentido del esfuerzo por aprender de los mares de incertidumbre y de los archipiélagos de certezas. Certezas, como dice el Premio Nobel Ilya PRIGONINE en El fin de las certezas, que no pueden ser concluyentes para mantener encendida la llama de la curiosidad.

Una escuela amable es un abrazo donde los errores y las equivocaciones se viven en la legitimidad amorosa del reconocimiento de las diferencias del Otro.

Una  escuela  amable  es  aquella  que  acoge,  como  dice  Luce  IRIGARAY (2009), la subjetividad del Otro para que su presencia acontezca. El Otro que modifica nuestro poder ser.

Una escuela amable es un espacio de optimismo que practica la máxima de Hanna ARENDT: El hecho de que el hombre sea capaz de acción significa que cabe esperarse de él lo inesperado, que es capaz de realizar lo que es infinitamente improbable.

Una escuela amable es la que entiende la profesión como misterio, pasión y aventura imprevisible, como suspenso de la sabiduría, como el asombro de lo insólito.

Una escuela amable es una atmósfera pensada y agradable para los niños y niñas, las familias y las trabajadoras. Un lugar al que volver cada día con placer, en el que la identidad de los derechos de cada persona puede encontrar acogida, intercambio y enriquecimiento mutuo.

Una escuela amable es una fiesta especial donde reír, donde divertirse y poder transgredir lo rutinario, lo ya sabido, y la fuerza aplastante de la tradición repetitiva sin sentido.

Ésta es la escuela, que no parece una escuela, que recuerdo y revivo cada vez que visito Reggio Emilia.

Aflredo Hoyuelos

Extraído del prólogo de Arte y Creatividad en Reggio Emilia de Vea Vecchi.

Tambíén le puede interesar:

Reseñas del libro Arte y creatividad en Reggio Emilia por Alfredo Hoyuelos

El autor define a Vea Vecchi como la voz documental de las escuelas de Reggio Emilia. Ella ha trabajado junto con Loris Malaguzzi en proyectos extraordinarios convirtiendo el centro en un lugar de experimentación pedagógica.

Dice que una de las cosas que más le sorprendieron de ella fue: “su forma de mirar la cotidianidad de la escuela, siempre con los ojos de la no-vedad, con esa “extrañeza” típica del artista”

Termina diciendo que el libro es “una provocación permanente a pensar la educación con otra mirada alejada de los cánones solo pedagógicos, psicológicos o didácticos”.

Lee aquí las reseñas:

Accede al prólogo completo de  Arte y creatividad en Reggio Emilia escrito por Alfredo Hoyuelos