Búsqueda

psicología


La psicóloga Noemí Tovar presenta su libro “Envejecer con sabiduría”

“Envejecemos por carencia de ilusiones, hay gente joven verdaderamente “vieja”, y gente mayor muy joven, porque está llena de ilusiones, y estas se pueden recrear”.
“Nuestra personalidad puede seguir siendo tan atractiva o más que cuando éramos jóvenes”.
“Sentirnos jóvenes cuando estamos envejeciendo se encuentra en sentir emociones positivas y no tanto en el cuerpo”.
Noemí Tovar

Noemí Tovar, psicóloga sanitaria, acompaña al lector en su libro Envejecer con sabiduría a aquellas personas que empiezan en su vida a sentir menos vigor y menos atractivo.

“Nadie nos enseña a envejecer”

“La sabiduría se va gestando a “fuego lento”, muy despacio. Por eso en la juventud no se es sabio. Se puede ser listo, vivo, inteligente. Los errores, la experiencia, la resiliencia que favorecen la madurez y cómo no la vejez, confluyen en la sabiduría. Este libro es cercano, sencillo, útil y ofrece de manera reflexiva a las personas que están en la cincuentena y a los sexagenarios una visión optimista, sensata y crítica del proceso de envejecimiento. Nadie nos enseña a envejecer. Esta es la propuesta de este libro.

Ser uno mismo es un trabajo de elaboración, de reflexión. Soy Psicóloga y propongo y doy recursos en el libro. Igualmente podemos influir en los demás. Una afirmación importante que tengo muy presente en mi consulta como psicóloga es “el sufrimiento es fruto de la ignorancia”. Casi todos los problemas se pueden superar, aprendiendo recursos.

Regular el pensamiento

Pero ¿cómo envejecer con sabiduría si uno llega a esta etapa de la vida con carencias, dolores físicos y morales? “Envejecemos mucho mejor si lo aceptamos y no luchamos contra este proceso natural, así lo haríamos sin sabiduría. Es la aceptación de lo que nos pasa lo que hace que envejezcamos con sabiduría. En este libro, propongo muchos recursos para poner sabiduría en todas las etapas de la vejez”, sostiene Noemí.

Además de proponernos unas pautas para el autocuidado, también analiza cómo regular nuestro pensamiento como parte esencial de nuestra conducta y así hacernos sentir tranquilos. Todos los recursos que se exponen en este libro están verificados y fundamentados por el conocimiento científico.

Noemí Tovar aporta una serie de ideas para envejecer con sabiduría ante diferentes situaciones de la vida:

-Envejecer con sabiduría para los que tienen salud

  • Una etapa para realizar lo que nos ha gustado hacer siempre pero que no hemos tenido tiempo de hacer.
  • Innovar y descubrir que nos puede gustar hacer, como si fuéramos “principiantes”.
  • Poner ilusión en lo que hacemos.

-Para las mujeres que ven la vejez como un sinónimo de falta de belleza

  • Es importante el aspecto físico indudablemente, pero no hasta el extremo de cuestionar nuestra posición en el mundo.
  • Somos nosotras las que tenemos que conseguir convencernos a nosotras mismas de que cuando empezamos a envejecer, no perdemos atractivo a nivel “personal”, nuestra personalidad puede seguir siendo tan atractiva o más que cuando éramos jóvenes. Hemos de potenciar nuestra personalidad.
  • “Yo considero que el atractivo está en la personalidad no tanto en el cuerpo, pero si nos cuidamos y podemos mantenernos en un peso aceptable y con un rostro bien cuidado y no desfigurado por las operaciones de estética, podemos mantenernos muy atractivas. Si es cierto que nuestro atractivo “sexual” decae, pero yo distingo entre el atractivo personal y el sexual”.

-Para los hombres cuando la jubilación les afecta

  • El libro les puede ayudar a reflexionar y a darse cuenta de que hay vida más allá de la larga etapa laboral.
  • A nivel emocional, no esconder sus emociones, mostrar su vulnerabilidad.
  • Muchos optan por medicarse con antidepresivos, pero la medicación no te enseña a ver otra perspectiva, no cura. Sería interesante, tal vez, una psicoterapia.
  • Muy pocos hombres van a psicoterapia y los que van yo les llamo “valientes”, porque se atreven a enfrentarse a sus emociones, a sus pensamientos.

-Para los que han perdido la ilusión por las heridas emocionales y dolores físicos.

  • En nuestra cultura, la felicidad está sobrevalorada lo cual es un problema que empieza a ser preocupante. El dolor forma parte de la vida y lamentablemente nuestra sociedad tiene una baja tolerancia al dolor.
  • Aceptar el dolor es una forma sabia de vivir, de ahí la importancia de saber aceptar, regular y gestionar las emociones. El no querer sentir dolor nos puede conducir a no querer sentir y no sentir es como no vivir. Sentir nos puede ayudar a protegernos mejor.
  • No podemos aspirar a estar felices las 24 horas del día. Muchos momentos son normalitos, sencillos y en esa sencillez hemos de aprender que podemos disfrutar y aceptar la vida.
  • Hemos de desarrollar una alta tolerancia a la frustración. En el libro menciono cómo hacerlo.
  • Cuando no podemos manejar una problemática determinada, propongo hacer
  • terapia. Hay técnicas que ayudan a desbloquear los pensamientos negativos asociados a experiencias traumáticas.  De este modo, nuestro cerebro puede volver a reactivar su funcionamiento normal y así poder ver ese recuerdo perturbador como una experiencia de aprendizaje y crear una nueva narrativa. También es útil en problemas que no tienen un componente traumático, como ansiedad, depresión, trastornos de sueño, etc.
  • Debemos aprender a tolerar la frustración.
  • Cuando sentimos las emociones llamadas “negativas”, como el miedo, enfado, tristeza, no se trata de no sentirlas sino de manejarlas, regularlas o modularlas. También conviene sobre todo conectarnos con ellas, sentirlas, de lo contrario viviremos anestesiados. Propongo técnicas poderosas para facilitar nuestra autorregulación.

-Para los que tienen escasos recursos económicos

  • Lamentablemente este es un problema “social.  Hago mención en el libro: Japón, uno de los países más poderosos del mundo, cuenta con ancianos que delinquen para poder entrar en la cárcel y así poder tener acceso a comida y cama gratis. Todavía recuerdo como el ministro de finanzas Shinzo Abe pedía a los ancianos que se dieran prisa en morir para que el Estado no tuviera que pagar su atención médica. Creo que no hay palabras para expresar una opinión al respecto.
  • Cuidar a nuestros mayores con dignidad y respeto es una cuestión de ética y humanidad, una obligación moral de todas las sociedades, que entre todos tendríamos que sufragar. Podemos hablar de Envejecer con sabiduría, pero teniendo asegurada una pensión mínima “razonable” para poder vivir con cierta holgura.

-Envejecer con sabiduría entre padres e hijos

“Cuento en el libro que cuidé a mi madre “dependiente” en mi casa hasta el día en que murió. Ella me dio la vida, me crió, me educó, me dio amor y creo que yo la debía lo mismo cuando se estaba preparando para irse. Presencia y amor. Yo pude hacerlo, pero entiendo que puede haber mucha gente que no pueda hacerlo. Pero se puede ser creativo y organizar un cuidado acorde con las circunstancias que tenemos”.

-Adictos a la comodidad

Noemí Tovar adelanta algunos peligros de cara a la vejez: “Vivimos en una sociedad en la que la comodidad se ha instalado y no parece que se vaya a ir. Se ha convertido en habitual no hacer esfuerzos y esto, naturalmente, pasa factura. Nos hemos convertido en “adictos” a la comodidad. La frustración tiene mucho que ver con cómo gestionamos los errores. En nuestra sociedad perfeccionista cometer un error puede llegar a ser devastador. Propongo recursos para manejar la frustración”.

Noemí Tovar dibuja las claves para Envejecer con sabiduría

Envejecer con sabiduría. Noemí Tovar
El autocuidado en Envejecer con sabiduría. Noemí Tovar

Entrevista a Noemí Tovar en Tinku: claves para Envejecer con sabiduría

En esta entrevista Noemí Tovar nos da las claves para Envejecer con sabiduría

Entrevista a Noemí Tovar en La vanguardia

La clave para ser felices en la vejez es «mantener la ilusión y aceptar el proceso natural del envejecimiento».

Entrevista a Noemí Tovar en Servimedia

La psicóloga clínica Noemí Tovar y experta en personas mayores asegura en su libro ‘Envejecer con sabiduría’ (Editorial Morata) que la clave para ser felices en la vejez es «mantener la ilusión y aceptar el proceso natural del envejecimiento».

Entrevista a Noemí Tovar en VivaFifty

El libro de Noemí Tovar, Envejecer con Sabiduría, propone abordar el envejecimiento con ahínco, con interés y con curiosidad. Tememos lo que no entendemos. Por tanto, ¿Por qué no hacer lo posible por comprender y aceptar el proceso de envejecimiento?

Próximas presentaciones y entrevistas:

-El martes 8 de noviembre de 2022 a las 19:00 horas en la librería Taiga Madrid Paulo Cosín Director editorial de Ediciones Morata y autor del libro Para qué leer. Fomentar la lectura en jóvenes y adolescentes entrevista a Noemí Tovar autora del libro Envejecer con sabiduría.

-El domingo 13 de noviembre de 2022 de 9 a 10 h, Paloma Hornos, en su programa dominical Crecer con Paloma Hornos de Radio Libertad, entrevista a Noemí Tovar, autora del libro Envejecer con sabiduría.

El profesor Ignacio Pozo estuvo en Uruguay en Instituto Normal de Magisterio

La semana pasada el proferor Ignacio Pozo visitó el Instituto Normal de Magisterio en Montevideo (Uruguay). Impartió una conferencia a más de 300 asistentes y compartió la mesa con la Prof. Alice Zinini ( Coordinadora del Departamento de Psicologia de Formación Docente), la Mag. Ana Lopater ( Directora Consejo de Formación en Educación), la Mag. Maria Dibarboure (Consejera), el Prof. Edison Torres ( Consejero Docente), la Prof. Mtra. Cristina Hernandez ( Directora del Instituto) y la Lic. Mtra. Mary Estela Faget ( Sub-Directora Instituto).


 Los asistentes pudieron comprar ejemplares de su última publicación Psicología del Aprendizaje Humano que estuvieron allí por la colaboración de Fernando Díaz, gerente del Grupo Magró.

Rosa Montero y Marie Curie: dos ejemplos de duelo por la pareja

Rosa Montero acaba de publicar  «La ridícula idea de no volver a verte» una novela que surgió del paralelismo con  la vida de Marie Curie: ambas sufrieron un duelo por la muerte de su pareja.

En Apego y terapia narrativa, Arlene Vetere y Rudi Dallos explican la importancia de los vínculos afectivos y cómo trabajar con los sentimientos que genera la pérdida.
En el libro recogen esta cita sobre la teoría del apego de su creador John Bowlby:
Muchos de los sentimientos más intensos surgen durante la formación, el mantenimiento, la alteración y la renovación de las relaciones de pareja. La formación de un vínculo afectivo se describe como enamoramiento; mantener ese vínculo, como amar a alguien; y perder a la pareja, como llorar a alguien.

Asimismo, la amenaza de pérdida provoca ansiedad, y la pérdida real, pena; y lo previsible es que cualquiera de estas dos situaciones provoque enfado. El mantenimiento incontestado de un vínculo de afecto se siente como una fuente de seguridad, y la renovación de un vínculo, como una fuente de alegría.

Apego, emociones, pensamientos, conductas e integración

John Bowlby ha sido el autor que con más claridad ha definido el apego y la formación de vínculos seguros y las consecuencias que esto tiene en el desarrollo emocional de las personas. En sus propias palabras:

«Muchos de los sentimientos más intensos surgen durante la formación, el mantenimiento, la alteración y la renovación de las relaciones de pareja. La formación de un vínculo afectivo se describe como enamoramiento; mantener ese vínculo, como amar a alguien; y perder a la pareja, como llorar a alguien. Asimismo, la amenaza de la pérdida produce ansiedad y, la pérdida real, pena; es previsible que cualquiera de estas situaciones provoque enfado. El mantenimiento de un vínculo afectivo seguro se siente como una fuente de seguridad y la renovación de un vínculo como una fuente de alegría.»

John Bowlby

Arlene Vetere y Rudi Dallos explican en su nuevo libro Apego y terapia narrativa cómo «los modelos de funcionamiento interno de las relaciones son nuestras creencias y expectativas sobre nuestra propia conducta y la de otras personas en las relaciones íntimas; las ideas que tenemos del “yo”, por ejemplo, lo amorosos, respetables, aceptables y merecedores del cariño de los demás que somos; y la disponibilidad, receptividad e interés de los demás por atendernos y cuidar de nosotros. Esta conceptualización de cómo percibimos, construimos y co-construimos una idea de nosotros mismos, de los demás, y de nosotros en relación con los demás, encaja bien con el actual pensamiento sistémico y práctica narrativa, pero lo que la teoría del apego ofrece es una perspectiva evolutiva.»

Ambos autores nos proponen un enfoque integrador que parte de la teoría de Bowlby y se completa con la actual neurociencia cognitiva «los diferentes aspectos de la experiencia humana están inextricablemente conectados. La terapia no debería centrarse exclusivamente en las palabras y los procesos semánticos, ni predominantemente en los sentimientos o las conductas sino abordar todas estas áreas y ayudar a las personas a integrarlas y reflexionar sobre ellas. En especial a abordar las contradicciones que existan entre los diferentes ámbitos de la experiencia.»

En el prólogo a la edición española, Annette Kreuz rescata las palabras de Arlene Vetere y Rudi Dallos: «este enfoque ofrece un marco de cuatro escenarios para pensar sobre el proceso de terapia de pareja y familia: crear una base segura, explorar narrativas y experiencias de apego dentro de un marco sistémico; reducir los patrones inútiles y considerar alternativas; trabajar hacia el futuro y mantener una base terapéutica.

Juan Luis Linares habla del libro Adolescentes en el siglo XXI


El pasado miércoles 26 tuvo lugar la presentación del libro Adolescentes en el siglo XXI, la persona encargada de hacerlo fue Juan Luis Linares. Hemos considerado interesante compartir sus palabras para todas aquellas personas que no pudieron asistir.

Quiero empezar felicitándolos a los dos: al compilador y a los editores.Los que hemos compilado libros sabemos el trabajo que dan. En mi opinión, más que escribirlos enteros. Sólo Roberto podía conseguir coordinar a 47 autores, elaborando 30 capítulos, algunos de ellos en versión original en portugués, inglés y francés. Y llegar con el resultado a tiempo de distribuirlo varias semanas antes y, por supuesto, de presentarlo hoy aquí.Y a Editorial Morata le cabe el mérito de haber asumido ese proyecto (que a otros les podría haber parecido una locura), confiando plenamente en él y haciéndolo posible.
El resultado de la confluencia de esas dos singularidades es la obra monumental, enciclopédica, que tengo el honor de presentar.
 Me resisto a hacer una descripción del contenido, porque Roberto la hace en la introducción.Haré, en cambio, una reflexión personal sobre el adolescente que, en definitiva, se interna por los vericuetos de este libro, coincidiendo ampliamente con sus principales propuestas.La adolescencia es una etapa decisiva en la construcción de la identidad. Digamos de forma un tanto rotunda que el material identitario acumulado durante la infancia, procedente especialmente de la familia de origen, se contrasta con nuevos sistemas de pertenencia extrafamiliares y se reorganiza definitivamente para conformar la identidad adulta.En ese troquel identitario extrafamiliar residen algunos de los elementos más conflictivos, potenciales generadores de desencuentros intergeneracionales. “Éste no es nuestro niño, nos lo han cambiado”. “No lo reconocemos como propio”. Son expresiones textuales de padres desconcertados y confusos ante la metamorfosis que les toca presenciar.
Pero no todos los motivos de discordia proceden de fuera de la familia, puesto que el bagaje relacional recibido de ésta, es también origen de reacciones capaces de provocar desarrollos altamente conflictivos. El niño desconfirmado va a convertirse en un adolescente desconectado, quizás prepsicótico. El niño hiperexigido y descalificado va a producir un adolescente triste, puede que depresivo. El niño rechazado devendrá fácilmente un adolescente rabioso y provocador. Son estos últimos, sobre todo, los dan pie a las situaciones que he abordado en uno de mis últimos artículos: “Adolescentes que no gustan a sus padres.”Porque la construcción de la identidad es tan importante en la adolescencia, la primera parte del libro se dedica de forma más o menos explícita a ella: “La búsqueda del adulto por parte del adolescente”. Y porque tan delicado proceso es fácil que naufrague o, al menos, que embarranque, otras dos partes se dedican a “adolescencias complicadas” y “adolescencias embarulladas”.Hay otras tres partes consagradas a temas más específicos, pero de gran actualidad: “Adolescencia e Internet”, “El adolescente emigrante” y “Adolescencia y violencia”. Este último con la singular importancia de la violencia filio-parental, de la que todos sabemos que Roberto Pereira es nuestro máximo especialista.Y, por último, no podía faltar la séptima parte: “La intervención terapéutica con los adolescentes y sus familias”. Que, al fin y al cabo, a eso es a lo que nos dedicamos. Quiero destacar la especial complejidad del abordaje de los adolescentes en el marco de la terapia familiar, que el libro recoge con exquisita riqueza de matices. En mi opinión, se trata del contexto en el que mejor se cumple el principio de la imperiosa necesidad de establecer una sólida alianza terapéutica con el miembro del sistema en posición complementaria inferior (obviamente, el adolescente), pero consensuada con y autorizada por los miembros en posición complementaria superior (generalmente los padres). Algo parecido a los carteles que nos encontramos en las carreteras en obras: “perdonen las molestias, trabajamos para ustedes.”  O bien: “autorícenme a aliarme con su hijo. Puedo asegurarles que no me lo voy a quedar y que, en cambio, si las cosas van bien, ustedes serán los primeros beneficiarios.”Y me voy a detener aquí, invitándolos a adquirir y leer el libro objeto de esta presentación.
¡Pasen, señores y señoras, compren lean y disfruten! No se trata de la mujer barbuda, ni del perro de dos cabezas, ni del hombre más alto del mundo, Sino de “Adolescentes en el siglo XXI. Entre impotencia, resiliencia y poder”. Un libro excepcional. 

Roberto Pereira nos presenta su nuevo libro Psicoterapia de la violencia filio-parental

Roberto Pereira en esta entrevista nos presenta su nuevo libro sobre violencia filio-parental un problema cada vez más extendido en las familias.

¿Cómo surge este proyecto?
Este libro surge de la práctica de la psicoterapia familiar con casos de Violencia filio-parental y de la investigación sobre este tema que llevamos a cabo desde hace unos años en el Centro de Intervención en VFP Euskarri. Esta práctica, y la reflexión sobre las intervenciones que realizamos y sus resultados, nos permitió desarrollar una formulación teórica acerca de las disfunciones relacionales, de orden fundamentalmente familiar, subyacen en estos problemas, y un protocolo de intervención que guía nuestra práctica psicoterapéutica en estos casos. Cuando reunimos información suficiente, nos planteamos publicarla, primero en revistas científicas, y finalmente en un libro.

¿Cuáles son sus aportaciones originales frente a otros libros de las mismas temáticas?
No hay mucha bibliografía internacional sobre este tema, y aún menos en español. De la que hay, casi ninguna expone un modelo de intervención ni muestra casos clínicos concretos.

¿En qué obras se ha inspirado?
Como he señalado, no hay mucha bibliografía, pero hay algunos autores que han sido una importante inspiración.
En primer lugar, quiero citar a Borys Cyrulnik, en donde leímos por primera vez sobre lo que llamamos “nueva VFP”. Otro autor que hemos leído exhaustivamente es Haim Omer, que ha tratado exhaustivamente el problema, y autores de artículos como Ed Gallagher; Harbin y Maden; Peek , Fisher y Kidwell; Mouren, Halfon y Dugas; R. Paterson; N. Bobic; L. Pagani; B. Cotrell o Carlos Sluzki. Entre los autores en español, I. Ibabe y cols, F. Romero y cols., E. Roperti, J. Urra, E. Calvete.

¿Qué aspectos destacaría?
La VFP, especialmente la que describimos como “nueva VFP”, está creciendo extraordinariamente en los últimos años en la sociedad occidental.
Aunque hay numerosos factores que influyen en este aumento, hay una serie de cambios sociales, que se describen detenidamente, que han tenido una gran influencia en este aumento de la VFP.
La VFP es un tipo de violencia intrafamiliar, y responde a una serie de disfunciones familiares que es necesario resolver para que cese la violencia, y se mantenga este cese a lo largo del tiempo.

¿A quién se lo recomendaría?
A todos aquellos profesionales que trabajen con niños, adolescentes y adultos jóvenes, tanto desde el campo sanitario como el social, educativo o judicial. A todos aquellos estudiosos dela violencia interpersonal, y de las relaciones familiares. Y a todos aquellos interesados, por una u otra razón, en la VFP.