Noticias y libros


José Contreras hablará sobre Tener historias que contar: profundizar narrativamente la educación en la FIL de Buenos Aires

José Contreras participará en las 23s Jornadas Internacionales de Educación que se celebran con motivo de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires que este año se centran en los puentes entre saberes prácticas y valores en la escuela .

El titulo de su conferencia es: Tener historias que contar: profundizar narrativamente la educación.

Como anticipo, te dejamos un extracto de su último libro Investigar la experiencia educativa


Presente y futuro de la librería en España

Presentación elaborada por Paulo Cosín director de Ediciones Morata en las jornadas intersectoriales que reunieron a editoriales, librerías y distribuidoras en Madrid con objeto de estudiar los problemas que actualmente presenta el sector del libro y las posibles medidas a adoptar.

Pinche sobre la imagen para acceder a la presentación

Como editorial  en los últimos años hemos modificado y mejorado el proceso de creación de contenidos con el fin de poder ofrecer el contenido también en formato digital.

Por otra parte hemos aumentado nuestra presencia en la red con objeto de acercarnos más a nuestros lectores para poder atender sus necesidades pero también conocer cuáles son sus intereses. Entendemos que la relación autor-lector es importante y para ello procuramos que nuestras redes sean un canal de comunicación entre ambos.

Nuestros retos de cara al futuro son continuar adecuando nuestros contenidos a las posibilidades que las tecnologías nos dan, estar abiertos a nuevos proyectos y aumentar nuestra presencia en la red de modo que quienes están interesados en ciencias sociales, puedan encontrar con facilidad nuestros textos.

Las jornadas se celebraron el 12 y 13 de noviembre de 2012, por lo que todavía no se han publicado las conclusiones de las mismas, la Asociación de Editores de Madrid y el Gremio de Libreros las harán públicas en los próximos días.

Dopaje y deporte, ¿qué pasa cuando los resultados del test de dopaje son incorrectos?

La polémica marca de la nadadora china Shiwen Ye de 16 años en los Juegos Olímpicos de Londres, ha llevado a algunos a afirmar que puede tratarse de un caso de dopaje. Afirman que tiene similitudes con lo ocurrido con las deportistas de la Alemania Federal

En el libro Dopaje y deporte  nos habla de cómo el consumo de sustancias para mejorar el rendimiento de los deportistas es tan antiguo como el propio deporte. Clive Gifford analiza qué factores llevan al consumo y cuáles son los riesgos de los controles antidopaje, dado que en algunos casos, los resultados no son correctos:

Algunos atletas, como Ben Johnson, proclaman al principio su inocencia. Posteriormente ellos, su entrenador o su médico, admiten que han consumido sustancias ilegales. Esos casos refuerzan la idea de muchas personas de que los controles de sustancias prohibidas ponen de manifiesto que un deportista es culpable y hace trampa. Sin embargo, la verdad no siempre es tan sencilla. Los controles de dopaje no son infalibles y puede haber errores. Hay atletas a los que se ha acusado de mentir, en un primer momento, y luego ha habido que reconocer que en la prueba se produjo algún error. Por ejemplo, la suspensión por dos años impuesta a la esprínter Merlene Ottey fue levantada cuando se descubrió que el laboratorio no había tratado adecuadamente su muestra de orina. Para intentar conseguir que los controles de dopaje sean lo más precisos posible, se ha establecido una norma internacional y la International Standards Organization (ISO) puede otorgar el correspondiente certificado de cumplimiento de la norma a las organizaciones deportivas que la apliquen.

Negar al alumnado las controversias sociocientíficas supone robarle la esencia del conocimiento

Juan Bautista Martínez Rodríguez nos habla en este artículo de la supresión de la asignatura de Educación para la ciudadanía.
La razón de suprimir la actual “Educación para la ciudadanía” para el ministro José Ignacio Wert es retirar de esta asignatura el “conocimiento controvertido”, eliminar las controversias éticas y sociales  para que quede el conocimiento indiscutido, la verdad única y absoluta. Este argumento recogido de las bases del positivismo decimonónico por la iglesia católica pretende que la educación sea un conjunto de conocimientos descontextualizados, asépticos, apolíticos, amorales, estáticos, en definitiva, sin sentido. Olvidan nuestro querido ministro y sus “expertos” asesores que el motor del conocimiento científico es precisamente la controversia, el debate, la pluralidad de perspectivas y de enfoques, la visión desde paradigmas y supuestos diferentes cuyas tradiciones científicas se han y se seguirán construyendo socialmente.
Justamente  en el siglo XXI los grandes problemas de la ciencía suponen auténticas controversias científicas, y funcionan como un motor de la producción científica y tecnológica. Porque la calidad de una democracia depende de la adecuada comprensión por parte de la ciudadanía de los problemas a resolver, entre ellos los relativos a cuestiones científicas y tecnológicas.  El británico Durant[1]destaca que la ciencia representa también aquello que más críticamente influye sobre la manera en que nuestra cultura funciona. Y alerta sobre las consecuencias de la falta de un adecuado conocimiento de la ciencia por parte del público porque la democracia es siempre difícil, pero sin un nivel mínimo de comprensión pública del conocimiento científico, debemos cuestionarnos si ésta es siquiera posible.
Pero, dada la insistente preocupación de los sectores ultraconservadores de nuestro país, en realidad el problema lo sitúan en negar algunas controversias sociocientíficas que les preocupan especialmente aquellas sobre la teoría evolutiva y la dogmática de la religión católica así como la concepción de la vida y la procreación humana y biopolítica. A este desmesurado énfasis añaden la necesidad de justificar el papel que asignan a las mujeres en la estructura de poder eclesiástico enmarañándose en una extraña visión acerca de las teorías del género.
Parece, pues, que la “nueva” política educativa consiste en retirar la capacidad de debate y reflexión de estudiantes, profesores y familias. Se trata de retirar del curriculum las verdades controvertidas, aislar al alumnado de los intereses y condiciones que mueven nuestras comunidades. Adoptar una actitud (anti)pedagógica y paternalista con la finalidad de no hacer partícipe a los jóvenes de aquellos asuntos y problemas fundamentalmente discutibles cuyo conocimiento adquieren por los medios de comunicación. No hablar de sentimientos, de sexo, de problemas, de discrepancias, de desigualdades, evitando el conocimiento experiencial e impidiendo conocer las claves fundamentales del funcionamiento de nuestra sociedad y de la necesidad de vivir con otros.
Todo ello ¿para qué?. Pues para que el conocimiento sea el de siempre, las ciencias sociales sean descriptivas, las lenguas formalistas, las ciencias algorítmicas, las artes congeladas, olvidando que la realidad del conocimiento se vive en la propia experiencia y en las experiencias colectivas. Todo ello para que funcione el consenso patriarcal y xenófobo en donde los “otros” son o desiguales o enemigos. Por esa razón no puede ponerse en el curriculum escolar las controversias tratadas en educación para la ciudadanía y defienden que las verdades sean indiscutibles, el pensamiento sea un dogma y la realidad indescifrable, evitando ópticas y miradas que no sean las de las jerarquías religiosas y políticas conservadoras, las cuales se deben defender de la capacidad de que las y los ciudadanos piensen, reflexiones, descubran y se independicen del pensamiento único.


[1] Durant, J. R. 1990. “Copernicus and Conan Doyle: or, why should we care about the public
understanding of science”. Science Public Affairs, Vol. 5, No. 1, pp. 7-22, en 10.

Género y educación un libro que anima a seguir luchando por la igualdad entre hombres y mujeres

Carmen Rodríguez,  presenta Género y educación, nuevo libro de la colección Razones y propuestas educativas.

¿Cómo surge la idea de hacer este libro?

Este proyecto es una síntesis de las ideas que se han ido forjando durante mi trayectoria profesional dedicada a la reflexión feminista en la educación, a la investigación sobre género y a mi implicación política sobre la igualdad entre hombres y mujeres en la que considero hay que seguir trabajando. Se trata de un tema que suscita reticencias a algunas personas que piensan que la igualdad está conseguida y las desigualdades actuales son fruto de diferencias naturales, tienen especial interés los datos e informes que se muestran en el libro y corroboran las afirmaciones que en él se realizan.
¿Cuáles son sus aportaciones originales frente a otros libros de las mismas temáticas?
Un recorrido por las olas del feminismo reciente y cómo se han concebido los conceptos de igualdad y diferencia en cada momento. Estos conceptos han sido clave en la configuración de diferentes corrientes de pensamiento en el feminismo.
Una propuesta de una teoría liberal de la justicia curricular en educación sensible a las desigualdades culturales, sexuales, de origen socio-cultural, etc. que siempre están atravesadas por desigualdades de género.
Una incursión en el análisis de datos y gráficos actualizados que muestran una radiografía de la situación actual de las relaciones entre hombres y mujeres y las posiciones que ocupan, a la vez que muestra los nuevos problemas y temas que dentro del género y la cultura escolar están apareciendo:(rendimientos de chicos y chicas, educación segregada…)
¿En qué obras te has inspirado?
En la teoría de las capacidades mínimas de Nussbaum y Amartya Sen  que plantean ideas nuevas para lograr la justicia social.  En teóricas feministas como Nancy Fraser, Amelia Valcárcel,  Madeleine Arnot, Sandra Harding o Sheila Benhabib que piensan en la diferencia no como contraste entre culturas  mayoritarias y minoritarias  estáticas sino en términos de un reconocimiento complejo de la identidad. Críticos sociales como Michael Foucault, Pierre Bourdieu y Noberto Bobbio que construyen ideas y conceptos para analizar los símbolos y las estructuras que mantienen las relaciones de poder jerárquicas. En investigadoras e investigadores de la educación como Stephen Ball,  Marina Subirats, Amparo Tomé, Esther Barberá y Pilar Ballarin que han revisado las relaciones de género desde diferentes aspectos de la investigación educativa .
En teorías nuevas sobre la segregación escolar sustentadas en nuevos determinismos biológicos y culturales que proliferan en políticas educativas de países de nuestro entorno y en obras divulgativas de carácter pseudocientífco que vuelven a decirnos a las mujeres que nuestras diferencias construidas a lo largo de la historia no son más que fruto de nuestra naturaleza diferente.

¿Qué aspectos destacarías?
Es una obra teórica y empírica sustentada en literatura y en investigaciones sobre género y educación, aunque los conceptos tienen un sustrato importante de filosofía política, que intenta revisar las aportaciones del feminismo a  la cultura escolar.
Contrasta informes internacionales y datos de la situación actual de las mujeres en el mundo educativo y en la construcción del conocimiento que nos llevan a reflexionar sobre las reacciones conservadoras que se suelen dar en los movimientos sociales cuando se producen determinados avances.
Ofrece un acercamiento a las limitaciones que chicas y chicos padecen en la escuela como consecuencia de los estereotipos sexuales y la cultura que está inmersa en las relaciones, en los contenidos y en la propia organización escolar.
¿A quién se lo recomendarías?
A personas interesadas en las desigualdades sociales de cualquier tipo y especialmente en las desigualdades por la construcción social que se hace en nuestras sociedades de lo que significa ser hombre y mujer.
A cualquier profesor y profesora que esté preocupado por la construcción del género de sus alumnos y alumnas para que no tenga limitaciones en sus elecciones y sean autónomós/as como ciudadanos.
A todos los colectivos interesados en la educación como una posibilidad de transformación social.