medio ambiente


Piensa-Aliméntate-Ahorra es el lema del Día Mundial del Medio Ambiente

¿Sabías que sólo en Alemania se tiran más de 20 toneladas de alimentos perfectamente comestibles a la basura? te proponemos la lectura de este artículo si quieres saber más sobre este tema y sobre todo ver qué puedes hacer al respecto: Saborea el desperdicio ¡No más alimentos a la basura! 

Así como en algunos países la gente se muere de hambre, en los más ricos el sobrepeso se está volviendo un problema común, El artículo Sobrepeso y obesidad crean ya tantos problemas como el hambre, publcado en El País, analiza cómo ha aumentado este problema en el mundo favorecido a veces por políticas que contribuyen al aumento del consumo de productos perjudiciales para la salud.

Para terminar te recomendamos la conferencia del escritor culinario del New York Times  Mark Bittman titulada ¿Qué hay de malo en lo que comemos? en donde se nos explica cómo han cambiado nuestras costumbres alimentarias en los últimos cien años perjudicando tanto al planeta como a nuestra salud.

Títulos relacionados con esta noticia:

Desarrollo sostenibleContaminación global; El espejismo de la educación ambiental

¿Qué es el turismo sostenible?

En el libro Desarrollo sostenible, nos hablan sobre cómo pueden ser el turismo para respetar el medio ambiente de los países que se visitan y apoyar a los lugareños.

Durante los últimos cincuenta años, el número de turistas internacionales se disparó de 25 a casi 1000 millones. En el afán por captar turistas, en países menos desarrollados se construyeron enormes hoteles y centros turísticos, con lo que se destruyeron hábitats naturales de plantas y otras criaturas y hasta se llegaron a dañar algunos lugares históricos o culturales. Muchos de estos hoteles pertenecen a capitales extranjeros, y sus propietarios suelen importar alimentos de otros países. Como resultado, esos países menos desarrollados que visitan los turistas terminan recibiendo una parte relativamente pequeña de las ganancias, pero la totalidad del daño.
Muchas personas creen que ésa no es la forma de manejar el turismo: sostienen que, para que empiece a ser sostenible, el turismo debe tener un menor impacto sobre el medio ambiente y una mayor participación de los habitantes del lugar. Los partidarios del turismo sostenible realizan campañas en contra de la construcción de centros turísticos gigantes que dañen al medio ambiente. También instan a las empresas turísticas a que compren más cantidad de productos locales y a que le paguen salarios justos a los lugareños.

En este enlace podéis encontrar las ideas para vivir un verano diferente que proponen desde canalsolidario.org

El descubrimiento de balsas de agua subterráneas, podría aliviar el problema de la sequía en el norte de África

Clive Gifford en su  libro sobre desarrollo sostenible que publicaremos a principios de mayo, afirma que muchas de las guerras del siglo XX fueron por el petróleo, mientras que las del siglo XX serán por el agua.
Tambíen describe cómo en los países más desarrollados se derrocha agua y se tiene acceso al agua potable mientras en los otros, la mayoría de la población tiene que desplazarse para conseguirla además de no tener acceso a la misma:

 El agua es un recurso renovable, pero aun así es posible que se malgaste y hasta se degrade (es decir, que se la dañe hasta tal punto que no pueda seguir cumpliendo su función).
La contaminación de ríos y lagos no acaba con ellos, pero puede ser la culpable de que ya no sustenten vida o proporcionen agua potable. Los habitantes de países más desarrollados suelen subestimar la importancia del agua y derrocharla desconsideradamente. Sin embargo, para millones de personas de todas las partes del mundo, el agua es un asunto de vida o muerte. Las sequías y la escasez de agua provocan decenas de miles de muertes año tras año. Las enfermedades causadas por el consumo de agua sucia y contaminada son un problema aún más letal, que se cobra cuatro millones de vidas al año, según lo informado por la Organización Mundial de la Salud. La cantidad de agua potable disponible para cada habitante del planeta está disminuyendo a pasos agigantados.

Hace pocos días leíamos la noticia de que geólogos británicos habían descubierto balsas de agua subterránea en el norte de África, muchas de ellas localizadas en zonas de grandes sequías  Por un lado nos encontramos con una buena noticia pero ahora el reto es hacer llegar a la población este agua y más teniendo en cuenta que algunos de los terrenos donde se ha encontrado el agua son privados. Si te interesa la noticia, puedes pinchar sobre la fotografía. ¿Qué te parece esta noticia?

Durban y la necesidad de concienciación sobre temas ambientales

La semana comenzó con las noticias poco esperanzadoras de la Cumbre de Durban con un resultado bastante triste e insuficiente, como se resume en este artículo de Manos Unidas donde resume que el retraso en el compromiso de Durban es una falta de ética y de responsabilidad y culpa de esto a los principales países emisores, que se han negado a comprometerse.

En su libro: La justicia curricular, Jurjo Torres ya anticipaba cómo la situación de crisis que se está viviendo a nivel mundial, podía afectar en la gestión que harían los gobiernos del cambio climático

“En este momento de graves crisis financieras, que inciden con extrema dureza en los mercados de consumo y en el cierre de empresas por falta de avales y préstamos bancarios, existe el peligro de que los gobiernos de los países que más las sufren recurran a políticas cortoplacistas y de graves efectos a corto y medio plazo. Por ejemplo, que apuesten por flexibilizar la legislación ambiental permitiendo instalar nuevas fábricas en zonas de especial protección ecológica, llevar a cabo obras de gran impacto socioambiental, o seguir manteniendo infraestructuras y maquinaria fuertemente contaminante con el fin de evitar recortes en las plantillas, cierres y deslocalizaciones de empresas a otros países en los que los controles medioambientales son mucho más laxos o, simplemente, no existen. En este sentido, no se debe olvidar que esta apuesta por despreocuparse del impacto medioambiental está siendo aprovechada por las empresas de los países más industrializados para obtener toda clase de garantías y prebendas por parte de los países menos desarrollados. Países que contemplan la llegada de tales industrias como esperanza para abandonar sus precarias realidades; ignorando que, en realidad, no estamos sino ante un nuevo disfraz de un capitalismo imperialista dedicado a expoliar los recursos naturales y humanos de países con demasiados déficit, cuando no de países con regímenes políticos completamente corruptos, sometidos a dictaduras militares y tribales.”

En el libro La contaminación global de Paul Brown, se habla de las repercusiones que podría tener, no sólo que los países que son los principales contaminantes, continúen su nivel de emisiones sino que aquellos que están en vías de desarrollo tiendan a aumentar el nivel de emisiones. El libro hace referencia a un estudio de Worldwatch Institute  donde se vio que los conductores estadounidenses consumen un 43% de la gasolina mundial para mover menos del 5% de la población mundial en sus coches y continúa diciendo:

“En China, la mayoría de la gente utiliza la bicicleta, pero les gustaría conducir automóviles. Hay más de 4 chinos por cada estadounidense. Si los chinos alcanzaran el mismo nivel de uso de automóviles que los

habitantes de San Francisco en 1990, la cantidad de emisiones de carbono de la China urbana sería aproximadamente la misma que
la de todos los automóviles del mundo en 1998. Eso significaría también que las ciudades de China estarían tan congestionadas de coches que no podrían moverse. Éste es un estudio estrictamente matemático que muestra las graves dificultades a las que tendrían que hacer frente las ciudades si se siguiera en todas partes el patrón estadounidense de desarrollo y transporte. Worldwatch deja al lector que decida si un mayor uso del coche particular sería bueno para el planeta.”

Las reflexiones sobre el clima, la contaminación y la protección del medio ambiente son muy necesarias en educación, en este sentido el libro de Alan Peacock  Alfabetización ecológica en educación primaria supone una buena referencia y punto de partida con el que poder trabajar desde muy pronto.

Esta obra, ofrece diversas herramientas para trabajar con el alumnado y aumentar así, la protección del medio ambiente.

El autor afirma que para ser una persona ecoalfabetizada la idea más importante a tener en cuenta es la de las redes:

“Todos los sistemas vivos están interconectados de maneras complejas y tenemos que entender estas conexiones para comprender cómo influyen unas cosas sobre otras. Por ejemplo, hay redes vivas de plantes y animales; redes sociales de personas basadas en menudo en Internet y en los teléfonos móviles. Un cambio en un punto de rede puede tener efectos en otros muchos lugares del misma; lo que uno haga (como enviar un mensaje con un virus) tiene consecuencias para otras personas desconocidas.” para Peacock es tan importante la comprensión del funcionamiento de las redes, que le dedica un capítulo completo del libro.

Queremos terminar esta entrada recogiendo una noticia que viene a compensar las malas del inicio de la semana: la ingeniera peruana Albina Ruiz ha obtenido la prestigiosa Medalla Albert, concedida por la Royal Society of Arts de Londres, gracias a su proyecto Ciudad Saludable que combina reciclaje y desarrollo social.Su iniciativa, se ha extendido ya por varios países de América Latina y va a continuar en África.
Educared nos propone una herramienta para reflexionar con los alumnos sobre la ciudad saludable, llamada Lovely Charts.