Julia Varela.


¿Van los ricos a la cárcel? Fernando Álvarez Uría y Julia Varela hablan sobre la función social del sistema penitenciario

Fernando Álvarez Uría y Julia Varela en su libro Sociología de las instituciones analizan las principales instituciones que vertebran la vida social: desde la familia y la escuela hasta los hospitales y cárceles.

Hemos seleccionado unos extractos donde hablan de las cárceles (la negrita es nuestra).

¿Cuál sería, por tanto la función de las cárceles?

Las sociologías críticas del sistema penitenciario han contribuido a mostrar que las cárceles, lejos de estar al servicio de la democracia, esos recintos cerrados, en dónde existen celdas de castigo, al igual  que  en  las  mazmorras  del  antiguo  régimen, no  sirven  en  realidad  para combatir el delito pues las grandes delincuentes no van casi nunca a la cárcel y menos aún para reinsertar a los delincuentes, sirven en realidad para castigar la disidencia de los pobres, sacralizar la propiedad privada y perpetuar la ficción de que el orden capitalista es un orden conforme a derecho, por lo que el derecho instituido coincide con la justicia, las cárceles de la miseria no sirven a la democracia sino a la perpetuación del capitalismo. (…)

¿Cómo aparecieron las cárceles?

En el trasfondo del nacimiento de la prisión se sitúa no sólo el miedo de la burguesía a los movimientos populares —y la consiguiente reglamentación  y  cuadriculación  de  las  poblaciones  que  ese  temor  inspiró—,  sino también la necesidad de proteger una riqueza que el desarrollo productivo ponía en manos de las clases trabajadoras bajo la forma de materias primas, maquinarias e instrumentos de trabajo. Foucault muestra cómo las leyes han sido promulgadas por unos e impuestas a otros, la burguesía se reserva los ilegalismos de derecho —fraudes, evasiones fiscales, operaciones comerciales irregulares y otros delitos para los que establece jurisdicciones especiales y que casi nunca son castigados con penas de cárcel—, y persigue los ilegalismos de bienes, los pequeños robos y atentados contra la propiedad con tribunales especiales y penas de privación de libertad. 

El sistema penal permite a la burguesía no tanto suprimir los ilegalismos cuanto  gestionarlos y regularlos precisamente cuando la función manifiesta de la cárcel vehiculada por los nuevos principios consiste en afinar, universalizar el arte de castigar y homogeneizar su ejercicio. la teoría política del contrato, la ficción de un pacto social suscrito de una vez por todas, convierte al delincuente en un enemigo público, en un monstruo moral que amenaza con socavar con sus actos los pilares del sistema social. El delincuente se convierte así en un elemento desestabilizador del orden público por lo que debe ser castigado a la vez que reformado

Sociología de las Instituciones

El derecho de castigar se desplaza desde finales del siglo XVIII, cuando la burguesía accede al poder político, de la venganza del Soberano a la defensa de la sociedad, pues los delitos dejan de ser delitos de lesa majestad, delitos contra el rey, para pasar a convertirse en delitos contra la sociedad, la cárcel se instituye en consecuencia no sólo con la finalidad de proteger el orden establecido, sino también en nombre de la razón y de la humanidad para mejorar  al  delincuente.  Pero,  desde  los  inicios  de  su  puesta  en  marcha  se formula una voluntad de reforma y de reinserción de los condenados a través de esta nueva modalidad de castigo.
El monótono discurso criminológico lleva dos siglos reproduciendo la cantinela humanista de regeneración del preso y comprobando al mismo tiempo el continuo fracaso de la prisión a la hora de alcanzar esos objetivos altruistas, pues lejos de mejorar, los delincuentes que pasan por ella reinciden, uno de los logros de los análisis de Foucault consiste precisamente  en  resolver  esa  vieja  paradoja:  ¿cómo  es  posible  que  una  institución pública,  nacida  también  para  rehabilitar  a  los  detenidos,  fabrique  en  realidad profesionales de la delincuencia? El análisis de la instrumentalización política de la delincuencia proyecta una nueva luz sobre las relaciones entre la policía y el mundo del delito, muestra cómo la más baja extracción de las clases populares puede  ser  utilizada  contra  los  intereses  de  los  trabajadores,  desvela,  en  fin, cómo una práctica de corrupción invisible alimenta la producción de obras filantrópicas y proyectos reformistas.

Sociología de las instituciones de Julia Varela y Fernando Álvarez Uría está disponible en formato papel y en formato digital (PDF con DRM)

Marina Subirats cree que la educación continúa moldeada por principios androcéntricos

Revista de los Trabajadores de la Enseñanza
Nº 336 Octubre de 2012

Así lo afirma en la entrevista que le realizó la revista T.E.  donde critica la segregación por sexo y advierte del peligro de que las reformas de la educación detengan los avances hacia la igualdad de las mujeres en la sociedad.

Éste es un pequeño resumen de la entrevista que pueden leer completa en este enlace: Entrevista a Marina Subirats (págs. 9-11).

¿Se podría retroceder en igualdad en la escuela pública? Marina Subirats confirma que existe ese peligro si se pretende volver a la segregación en la escuela pública con el pretexto de que se trata de una dimensión de libertad para las familias.

Se plantea la segregación por parte de los centros religiosos porque quieren detener los avances de las mujeres y volver a una sociedad patriarcal.
Los colegios religiosos suelen utilizar como argumento a favor de la segregación, los buenos resultados que tienen las alumnas que se forman por separado. Sin embargo éstas suelen venir de clases sociales acomodadas y de familias donde el nivel cultural es alto. Puede que su rendimiento tenga más que ver con la clase social que con el sexo.

"Una educación diferenciada sólo tiene sentido si se considera que las personas deben tener funciones distintas en la sociedad en función de su sexo. Si se considerara que cada persona puede ocupar cualquier posición ¿qué sentido tiene que se las eduque por separado?"

Afirma que la institución escolar haya pasado a ser mixta, ha disminuido la discriminación por sexo pero aún quedan muchos pasos para llegar hasta la igualdad de género: las mujeres está casi excluidas de los libros de texto.

Julia Varela afirma al final de su libro Mujeres con voz propia: Carmen Baroja, Zenobia Camprubí y María Teresa León: " Corresponde a las mujeres de nuestra generación retomar el testigo de esas esforzadas carreras por la autonomía y la libertad, y transmitir su recuerdo a los jóvenes de las nuevas generaciones, pues únicamente una sociedad que no ha renunciado a ejercitar la memoria puede comprenderse a si misma, e incorporar las experiencias del pasado a la tarea de construir una sociedad mas humana y solidaria."

Continúa Marina Subirats diciendo que a las mujeres se las oculta en un lenguaje masculino, a las niñas se les dedica menos tiempo pero casi nadie repara en esto en un mundo donde el androcentrismo es "lo normal". 
"Hay mucho que hacer para descubir el androcentrismo oculto en nuestros comportamientos, en nuestros hábitos, en nuestros curricula, y poco a poco ir sustituyéndolo por una cultura
que incluya y universalice la figura de las mujeres y los aspectos de la vida que tradicionalmente fueron considerados femeninos, como el cuidado, la atención a las otras personas, etc."

Cuando le preguntan sobre cómo luchar contar la imagen de la mujer que ofrece la publicidad comercial, tiene claro que se puede enseñar a niños y  niñas a criticar el sexismo de los medios de comunicación. Además ellos son capaces de detectar las barbaridades que contienen porque la publicidad refleja una situación socialmente ya superada.
 

En relación a los puestos de responsabilidad en la ciencia y en la educación desempeñados por mujeres, afirma que en su momento aumentaron mucho pero ahora parece que nos hemos estancado. Cree importante relanzar estos temas.

Sobre cómo afecta la crisis que estamos viviendo a las mujeres, dice que la sufren más pues son las personas más débiles quienes más sufren este tipo de situaciones .

Marina Subirats es autora del prólogo del libro Coeducando para una ciudadanía en igualdad de Madeleine Arnot

 
 

Para las mujeres la adolescencia suponía renunciar a su desarrollo profesional y personal

Julia Varela en su libro Mujeres con voz propia, parte de las vidas de Carmen Baroja, Zenobia Camprubí y María Teresa León para analizar la realidad de las mujeres en España en la primera mitad del siglo XX. La autora se refiere a lo distinta que era la crisis de la adolescencia en hombres y mujeres. Para ellas la entrada en la edad adulta suponía aceptar su condición de mujeres y todas las limitaciones que ésta llevaba asociadas.

Se podría avanzar la hipótesis de que la crisis de la adolescencia afectaba sobre todo a las mujeres, pues el estatuto de minoría y subordinación se fraguaba especialmente en ese período, ya que
mientras para las chicas la adolescencia señalaba el final de su período de formación, lo que suponía comenzar su andadura en el mercado matrimonial, para los varones significaba el inicio de su socialización profesional. Para muchachas adolescentes, con un cierto nivel de instrucción, sensibles, inteligentes y soñadoras, aceptar la condición femenina suponía renunciar a su desarrollo profesional,
y, en buena medida, también personal. Se explica así la frecuencia con la que en esta época mujeres jóvenes de la burguesía eran llevadas al psiquiatra, al confesor, o a ambos a la vez, para que las ayudasen a superar un malestar de vivir que únicamente se podía curar si eran capaces de aceptar con resignación su condición femenina.

Despedimos 2011 con un pequeño recorrido por un gran año

Dejamos 2011 atrás un año con muchos cambios, nuevos libros, nuevas relaciones y proyectos. Con éste Ediciones Morata cumple 86 años en el mundo del libro, ha pasado mucho tiempo, pero seguimos trabajando con la misma ilusión. 

En 2011 hemos tenido momentos entrañables: fuimos la editorial más antigua que asistió a la Feria del libro de Madrid. Flora Morata, Presidenta de la editorial, recibió un homenaje en Líber por toda una vida dedicada a la edición. 

Se juntan la tradición: son cuatro generaciones de la familia Morata las que han trabajado en la empresa (junto con de todos los profesionales que nos han acompañado en este proceso), con la innovación queremos seguir innovando y aprendiendo, adaptándonos a las necesidades de las personas en la actualidad para continuar ofreciéndoles textos rigurosos y de calidad. 

Vamos a hacer un pequeño recorrido por las publicaciones de este año 2011

La primera publicación del 2011 fue el libro de Pilar Lacasa sobre videojuegos titulado Aprender en mundos reales y virtuales, se trata de una obra innovadora que propone incorporar los videojuegos comerciales para el aprendizaje en el aula, ya que ayudan a los niños y niñas a pensar de manera apasionada.
Otra obra que ha supuesto un reto y una nueva colaboración con su autora, ha sido La aventura de cantar, nueva edición corregida y aumentada del cancionero que durante años ha sido una referencia para profesores de música y familias. Se ha publicado en formato papel y pdf interactivo para que pueda proyectarse en el aula.
Este año continuamos con la colección ¿Y tú?, ¿qué opinas? que iniciamos en el año 2009. Ésta trata temas de actualidad desde un punto de vista crítico y riguroso.
Los dos títulos que publicamos fueron Mercados globales, ¿quién se beneficia?, y Trabajo infantil.
Para nosotros, esta colección, ha supuesto algo novedoso, tanto a nivel de contenido como de formato ya que va dirigida a adolescentes o público en general. Después de dos años, hemos hecho la segunda edición de dos de los primeros títulos y la colección ha comenzado a tener muy buena acogida en las Bibliotecas de muchos países de habla hispana. 
Siempre es un motivo de agrado, el trabajar en colaboración con otras organizaciones que nos ayudan a que nuestros libros lleguen a la gente a la que más le interesa, éste año iniciamos una colaboración con la Asociación Vojta que nos permitió la publicación de El descubrimiento de la motricidad ideal, un nuevo título que será de utilidad para todas las personas que trabajan en el campo de la fisioterapia infantil. 
El compromiso con el libro y con fomentar el placer de leer desde pequeños a nuestros niños y niñas así como el conocimiento de la literatura, nos ha hecho publicar diversos libros sobre este tema. Este año publicamos la obra de Blanca Álvarez, La verdadera historia de los cuentos populares que ahonda en el verdadero sentido que tenían estas historias en el momento en que fueron escritas y en cómo se pueden entender hoy día, acercándonos a ellas desde las realidades sociales más complicadas.
Completamos esta área con Promover el placer de leer en la escuela primaria, un libro en el que Michael Lockwood nos muestra de manera práctica cómo enseñar a disfrutar de la lectura a los más pequeños. 
Uno de nuestros objetivos es reforzar el área de psicología y para ello, hemos publicado obras que consideramos tratan temas de actualidad: un manual sobre adolescencia imprescindible para profesionales que trabajen en esta área y un texto sobre terapia cuando aparece la violencia de los hijos hacia los padres, problemática que está creciendo mucho en los últimos años.

Nos hemos atrevido con un álbum ilustrado para adultos titulado Mamá y papá se separan que busca ayudar a los padres y madres a entender cómo se sienten sus hijos durante la separación, también a considerar la mediación como una alternativa para llegar a acuerdos sobre la ruptura de una manera pacífica.

Conscientes de la importancia de la investigación cualitativa para los profesionales que trabajan en ciencias sociales, hemos seguido ampliando las publicaciones sobre esta temática con Las entrevistas en investigación cualitativa, nuevo título de la colección Investigación cualitativa que dirige Uwe Flick y la obra de referencia de Helen Simons Estudio de caso: teoría y práctica.

Otra temática que queríamos ampliar era la relacionada con mujer y feminismo, así Julia Varela ha escrito Mujeres con voz propia, un nuevo título para la colección Raíces de la memoria en el que aprovecha las vidas de Carmen Baroja, Zenobia Camprubí y María Teresa León para reflexionar sobre la situación de las mujeres en la sociedad en España en la primera mitad del siglo XX.

Carmen Rodríguez realiza un estudio sobre cómo las cuestiones de género han afectado y afectan a la educación.
Este título junto con el de Rafael Feito sobre participación escolar, son los dos que han aparecido en la colección Razones y propuestas educativas dirigida por el profesor José Gimeno Sacristán.

Terminamos un año difícil, en el que el mundo está cambiando y la crisis ha supuesto principalmente un empeoramiento de las condiciones de vida para los que más sufren, con Responsabilidad por la justicia. Donde Marion Young, invita a que todas las personas trabajen por un mundo más justo, desde un planteamiento responsable y crítico de la realidad. Un nuevo título que como los otros, de la colección Educación crítica, nos dejará huella.

Julia Varela nos habla de su nuevo libro: Mujeres con voz propia

¿Cómo surge este proyecto?
Desde hace años vengo trabajando en el campo de la sociología del género. Un Proyecto de investigación financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia me permitió continuar investigando sobre cuáles fueron las condiciones que permitieron a las mujeres romper con el dispositivo de feminización, dispositivo que ya había analizado en un libro anterior, titulado Nacimiento de la mujer burguesa. Fue así como me encontré con los relatos de vida de Carmen Baroja, Zenobia Camprubí y María Teresa León que me impresionaron y apasionaron.

¿Cuáles son sus aportaciones originales?
Suelo realizar trabajos de sociología histórica, y en este libro he intentado combinar los relatos de vida con la historia social. Esa es una de las aportaciones metodológicas que permite hacer visible todo un campo que estaba en buena medida oculto, el de las mujeres de la burguesía liberal. Me parece que ha dado buenos resultados comparar y entrecruzar las historias de vida de tres mujeres, en el contexto que las moldeó y que contribuyeron a cambiar. En el libro A Ulfe, sobre una aldea gallega, ya pude comprobar, a partir de las historias de vida que hice a mujeres y hombres del mundo rural, la riqueza de los materiales autobiográficos para dar cuenta a la vez de los cambios personales y sociales. En Mujeres con voz propia de nuevo sucede lo mismo.

¿En que obras se ha inspirado?
Me he inspirado sobre todo en las obras de sociólogos clásicos que han abordado la denominada cuestión femenina, y utilizan el método histórico comparativo. Entre ellos Norbert Elias, Michel Foucault, Pierre Bourdieu, Robert Castel, pero también Virginia Woolf, o Judith Walkowitz, es decir, investigadoras e investigadores sociales que han sido sensibles a la recuperación de la memoria, de la historia, para pensar el presente.

¿Qué aspectos destacaría del libro?
El análisis sociohistórico de las trayectorias de Carmen Baroja, Zenobia Camprubí y María Teresa León muestra a un colectivo importante de mujeres que lograron conquistar una doble vida, romper con el estatuto de dependencia, salir del espacio de la casa al espacio social, compaginar el trabajo fuera y dentro del hogar. A lo largo del libro se pone de relieve cómo, en su lucha por alcanzar una mayor autonomía, jugaron un papel nada desdeñable, el capital económico y cultural de origen, la socialización infantil, pero también los trabajos que realizaron, las asociaciones de mujeres de las que formaron parte, las redes sociales en las que se apoyaron, así como su resistencia y tenacidad. Si se exceptúa la época de la Segunda República, ni los gobiernos, ni la gran mayoría de los varones, empezando por los de su entorno más próximo, fueron cómplices en sus proyectos de emancipación.

¿A quien se lo recomendaría?
Me gustaría que leyesen este libro todas aquellas mujeres que padecieron tras la guerra civil española el exilio exterior e interior, pues es un homenaje a las mujeres de esa generación, que sufrieron los horrores de la guerra y de la la dictadura franquista. Mujeres con voz propia va dirigido también a los jóvenes, y a todos aquellos que comparten conmigo la idea de que una sociedad democrática no se puede asentar en el olvido. Como señalo en el propio libro los profesores de filosofía, de literatura, de historia, de sociología, podrían dar a conocer a los estudiantes obras fundamentales de mujeres, entre ellas las de las protagonistas de este libro, obras que sin duda contribuirían a conocer mejor nuestras raíces, y a facilitar herramientas para que no se produzcan involuciones en la larga marcha de los seres humanos y las sociedades hacia una mayor emancipación.

¿Desaparecerá la pobreza?

Dejamos aquí algunos recortes de citas del artículo que ha publicado Fernando Álvarez-Uría titulado ¿Desparecerá la pobreza? en la Revista Cuarto Poder.

Queremos recoger aquí algunas ideas del artículo que nos han llamado la atención.

Comienza dándonos una perspectiva de cómo está nuestro mundo ahora:
“Nuestras ciudades se asemejan cada vez más a la Corte de los milagros que describió Valle Inclán. A través de los marginales urbanos se expresan no sólo dramas humanos, sino también la angustia, el miedo, las incertidumbres que pesan sobre el futuro de nuestras sociedades.”

Continúa con un análisis histórico que pasa por las teorías de Keynes quien confiaba en que la pobreza desaparecería: Keynes nos anuncia por tanto una sociedad que ha abandonado el espíritu del capitalismo, así como las coerciones económicas, anuncia una humanidad en libertad para quien la avaricia sea un vicio; la práctica de la usura un delito; el afán de dinero, detestable; y que opinará que los que menos piensen en el día de mañana son los que caminan por la senda verdadera de la virtud y la sabiduría. Hoy sabemos que sus previsiones distan de haberse hecho realidad.

Obervando la situación actual donde la pobreza está en aumento el autor se plantea la cuestión que da título a este artículo: ¿Desaparecerá la pobreza?

“¿Desaparecerá la pobreza? A la hora de avanzar el futuro los llamados expertos se dividen entre los que preven un sistema social con altas tasas de vulnerabilidad y precariedad en el trabajo, que golpeará especialmente a las mujeres, a los emigrantes y a los jóvenes, y los que anticipan una futura sociedad con más bienestar, con políticas del reparto del trabajo, políticas activas de empleo, más y mejores servicios sociales, así como políticas redistributivas. En realidad los dos escenarios en pugna son una prolongación de la sociedad de clases que enfrentó al liberalismo con el socialismo, al mercado autorregulado con la democracia. Karl Marx consideraba que el capitalismo avanzaba hacia su propia destrucción, pues el proceso de acumulación capitalista, y la internacionalización del capital en un mercado desterritorializado, conduciría inexorablemente a un proceso de proletarización creciente, y por tanto a la futura insurrección triunfante de los proletarios sobre los propietarios. Por su parte Keynes, al promover el Estado social, al situar en un primer plano los intereses de la sociedad democrática, anticipaba, a partir del reformismo social, tanto a escala nacional como internacional, una sociedad integrada en la que al fin desaparecería la pobreza.”

El autor termina su análisis concluyendo que nos encontramos ante una encrucijada importante donde “estamos obligados a elegir entre reconocer en la practica un derecho de humanidad para todos, o prolongar las políticas de tierra quemada del capitalismo neoliberal que, una vez más, anticipan el peor de los escenarios posibles”

Los jóvenes del 15-M lo tienen claro y hacen frente a los “grandes problemas que nos aquejan con una pequeña dosis de optimismo, ¡Sólo una revolución cultural democrática puede salvarnos!”