género


La educación es la asignatura pendiente de la democracia

Ayer 9 de diciembre estuvimos en el acto de entrega del premio Antonio de Sancha que concede anualmente la Asociación de editores de Madrid. Este año recibió este reconocimiento Carmen Iglesias, directora de la Real Academia de la Historia.

La Vanguardia resume algunas de las reflexiones que Carmen Iglesias manifestó en la conversación que mantuvo con Victoria Prego. Destacamos, entre las notas que tomamos, además del titular de La Vanguardia: “la educación es la asignatura pendiente de la democracia”, otros comentarios como: “es un desastre que la educación se haya fragmentado condenando al olvido las humanidades pues son de gran importancia sobre todo en Secundaria que es cuando se produce la vertebración del joven”. La premiada añadió que “el problema no es que no sepan historia, sino que estos huecos se llenan de tópicos ideológicos”. También rechazó el “aldeanismo” y el “esencialismo” lo que explicó que consiste en que asumamos que somos o actuamos de una determinada manera porque “somos así”, entendemos que por ignorancia de la historia.

Carmen Iglesias también comentó que “hay pocas cosas que podamos cambiar, las  que nos vienen hay que hacerlas de la mejor manera disfrutando de nuestros espacios de libertad”, en línea con este pensamiento, como editorial especializada en libros de educación, compartimos sus reflexiones y análisis. En nuestra mano está publicar libros que puedan servir como instrumento educativo, muestra de ello son algunas obras como la de Dewey  Democracia y educación  o A. Kitson  Didáctica de la Historia en Secundaria y Bachillerato.  

Carmen Iglesias También nos confesó que no soporta cuando observa que se “ningunea” a alguien, dijo que es una situación que las mujeres han vivido y siguen viviendo en la sociedad actual. A este respecto Victoria Prego la definió como una mujer que había superado el techo de cristal de una manera natural. Estos diálogos sobre la posición de la mujer en la sociedad nos llevaron a pensar en otras publicaciones de nuestro catálogo en donde Carmen Rodríguez en Género y cultura escolarMadeleine Arnot en Coeducando para una ciudadanía en igualdad, y Julia Varela en Mujeres con voz propia, ya nos hicieron reflexionar sobre ello.

Desde Ediciones Morata manifestamos una vez más nuestra enhorabuena a Carmen Iglesias por el premio Antonio de Sancha y por el reconocimiento que merece.

La educación es la asignatura pendiente de la democracia

y añadimos…

…la Historia es la asignatura pendiente de la educación?

Carmen Baroja, Zenobia Camprubí y Mª Teresa León: Vidas que merecieron la pena

Vidas que merecieron la pena es el título de la recensión que Elvira Huelves dedica al libro Mujeres con voz propia de Julia Varela.
A partir de los escritos de estas mujeres pertenecientes a la burguesía liberal, la autora intenta conocer la realidad de las mujeres de esta clase social que como las de otras clases, permanecían invisibilizadas.

Julia Varela parte de la premisa de Charles Fourier, que afirma: “los progresos sociales se operan en función de los progresos sociales de las mujeres hacia la libertad; y, correlativamente, la decadencia del orden social se produce en función del descenso de la libertad de las mujeres”,
El libro pretende contestar a la pregunta de ¿Cuáles son las condiciones sociales y políticas que permiten a las mujeres conseguir un mayor grado de libertad y autonomía?, según dicen en la recensión:

“A muchas personas les parecerá redundante hacerse tal pregunta a estas alturas. Sin embargo, la historia da vueltas hasta morderse la cola, a veces, y épocas como la que vivimos, de recesión económica, llaman a retrocesos políticos, sociales y de derechos que se creían adquiridos para siempre. Y ya sabemos que nada es para siempre; las mujeres, especialmente.”

Elvira Huelves finaliza su estudio afirmando que Mujeres con voz propia es: “una aportación importante a la historia de las mujeres españolas, en tiempos en los que lo masculino vuelve a ser el color del paisaje en los medios de comunicación y en los consejos de administración”.
Como pasa en la democracia, ningún derecho dura siempre, si no se defiende cada día. En materia feminista, pese a quien pese, la lucha no ha terminado.

También le puede interesar:

Obtener unos mejores resultados académicos para una chica, no significa una mejor situación laboral en el futuro

Así lo explica Carmen Rodríguez en su libro Género y cultura escolar:

Las diferencias en lenguaje les dan una clara ventaja a las alumnas porque la escuela trabaja con una cultura mayoritariamente escrita y la lectura comprensiva es la herramienta de acceso a cualquier tipo de conocimiento. Encontramos un número superior de chicas lectoras y con una mayor comprensión de la lectura9. Sin embargo, lo que aprenden las chicas en la escuela condiciona sus expectativas y elecciones futuras. Obtener unos mejores resultados para una chica no significa una mejor situación laboral en un futuro. Con el agravante de que estas diferencias de género se están utilizando para entender que la escuela discrimina a los alumnos y se está volviendo a reclamar una enseñanza diferenciada para chicas y chicos.

Son reacciones conservadoras ante los avances y logros conseguidos en la igualdad entre los sexos y que significan cambios en las formas de pensar y en la propia configuración de las vidas personales y de la sociedad, difíciles de asimilar. Hay una revitalización del determinismo biológico y del determinismo cultural en la que se añora la tradición y lo que siempre se ha hecho frente a ideas democráticas y de justicia social. Aunque los enfoque feministas en educación tuvieron poco reconocimiento público, se les ha visto como parte del problema y de la causa del desempeño deficiente masculino (ARNOT y MILES, 2005 en ARNOT, 2009).