Formación y actualización del profesorado


Antonio Bolívar habla en Escuela de la obra de Hargreaves y Fullan: Capital Profesional

El Catedrático de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de Granada nos habla en el Periódico Escuela, bajo el título de “Robustecer la profesión docente”, de la obra de Hargreaves y Fullan Capital Profesional que publicamos en mayo de 2014.

El artículo del Catedrático en este enlace.

Puede verse más información sobre los autores, la obra y un fragmento aquí.

 

“Capital profesional” de A. Hargreaves y M. Fullan, premio Grawemeyer en Educación

Desde aquí queremos felicitar a los autores, cuya obra acaba de ser elegida por la Universidad de Louisville. En años anteriores recibieron este premio: Kieran Egan y Howard Gardner, también autores de Ediciones Morata.

A continuación reproducimos la traducción del artículo publicado en la página de The Grawemeyer Awards.

El poder del compañerismo puede transformar la enseñanza, dicen  Andy Hargreaves y Michael Fullan, ganadores de los premios de educación

Tratarles con respeto, permitiéndoles  aprender de sus compañeros y dándoles la libertad de tomar decisiones en equipo.

Ésa es la fórmula para el desarrollo de grandes profesores, dicen dos catedráticos que compartirán el 2015 Premio Grawemeyer en Educación de la Universidad de Louisville por las ideas expresadas en su libro, “Capital profesional

 Las competencias de los profesores aumentarán automáticamente cuando trabajen en un equipo que estimule las contribuciones individuales, la interacción de grupo y de aprendizaje continuo, afirmaron Andy Hargreaves y Michael Fullan.

 Ellos comprobaron que el uso de este enfoque para impulsar habilidades docentes funciona mucho mejor que el de modelos de enseñanza basados ​​en el rendimiento para premiar o castigar a los profesores de manera individual.

 “Hargreaves y Fullan explican cómo los profesores pueden prosperar cuando son tratados con dignidad y se les da la libertad para ejercer juicio profesional juntos”, dijo el director del premio Melissa Evans-Andris. “También muestran cómo un énfasis indebido en la rendición de cuentas maestro ha subvertido la profesión al enfrentar a los maestros y las escuelas unos contra otros y robar la alegría de la enseñanza.”

” Capital profesional “, publicado por el Ediciones Morata en 2014, (el original es de Teachers College Press)  ganó, a principios de este año, los American Association of Colleges for Teacher Education e International Leadership Association.

 Hargreaves ocupa la Cátedra Thomas More Brennan en Educación de Lynch School of Education de la Universidad de Boston. Fullan es Catedrático emérito de la Universidad de Toronto Ontario Institute for Studies in Education. Ambos asesoraron en cuestiones de educación, a la primera ministra de Ontario:  Kathleen Wynne.

Cinco de los ganadores de los Premios Grawemeyer han sido nombrados esta semana. La universidad presenta los premios anuales para obras destacadas en la composición de música, ideas que mejoran el  orden mundial, la psicología y la educación y le da un premio de la religión en conjunto con Louisville Presbyterian Theological Seminary. Los premios de este año son de $ 100.000 cada uno. Hargreaves y Fullan lo compartirán.

Acerca de Andy Hargreaves

Andy Hargreaves ha ocupado la cátedra Brennan en el Boston College desde 2002.

Anteriormente, fue profesor en la Universidad de Ontario Institute de Toronto de Estudios en Educación, donde co-fundó el Centro Internacional para el Cambio Educativo. Ha sido profesor visitante en los Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Suecia, Hong Kong, Singapur y Japón.

En 2010, obtuvo los mejores elogios en tres países diferentes. Fue nombrado miembro de la Royal Society of Arts en Gran Bretaña, obtuvo el máximo galardón que otorga la asociación profesional estadounidense Aprender Forward y recibió un doctorado honorario de la Universidad de Uppsala en Suecia, un honor también otorgado a Nelson Mandela, Noam Chomsky y Jane Goodall .

 Es fundador y editor jefe de la revista Journal of Educational Change, ha escrito, co-escrito o editado más de 30 libros, ganando premios de la American Educational Association, American Libraries Association, International Leadership Association and American Association of Colleges for Teacher Education.

 Tiene un doctorado en sociología de la Universidad de Leeds, un certificado de la formación de postgrado de Sheffield City College de Educación y una licenciatura de la Universidad de Sheffield.

 

Acerca de Michael Fullan

 Michael Fullan es Catedrático emérito de la Universidad de Ontario Institute de Toronto de Estudios en Educación. Enseñó allí por más de 40 años y fue Decano de educación 1988-2003.

 Fullan escribe el blog Motion Leadership y asesora a los responsables políticos de todo el mundo sobre la importancia de educar a todos los niños. De 2004 a 2013, fue asesor de política especial en educación para el primer ministro de Ontario, Dalton McGuinty.

 Es Doctor Honoris Causa de la Universidad Nipissing, Universidad de Edimburgo, la Universidad de Duquesne, US Instituto de Hong Kong de Educación y Newman Colegio. En 2012, fue nombrado oficial de la Orden de Canadá por sus logros en el campo de la reforma educativa.

Ha escrito y participado en 40 libros sobre temas que van desde el papel directores de las escuelas desempeñan en el aprendizaje del estudiante a los desafíos planteados por la reforma escolar en las grandes ciudades. Recibió el Bellwether Book Award y ha sido honrado por Learning Forward y la American Association of Colleges for Teacher Education.

 Tiene licenciatura, maestría y doctorado de la Universidad de Toronto, los dos últimos en la sociología.

También te puede interesar:

Otros autores de Ediciones Morata que han recibido el premio Grawemeyer:

 

Bill Ayers hace un llamamiento a la insubordinación creativa del profesorado

Ayer Bill Ayers acompañado de Félix Angulo presentaba su libro “Enseñar, un viaje en cómic” publicado por Ediciones Morata. Éste libro surge a partir de un ensayo titulado “To teach” que ya iba por la tercera edición en inglés. Antes de publicar la siguiente, el autor le propuso a la editora hacer una novela gráfica con idea de hacer algo diferente y para su sorpresa, ésta accedió.

Durante ocho meses, Bill trabajó junto con el ilustrador Ryan Alexander-Tanner para transformar el ensayo en un lenguaje visual, que utiliza la metáfora visual y la estructura narrativa para hacernos llegar el mensaje.

Félix Angulo decía en su introducción que esta novela grafica es un verdadero tratado de pedagogía, que nos lleva a pensar en aspectos básicos de la educación. Y que le había hecho recordar muchas de las dudas y reflexiones que le surgen a partir de su práctica como profesor universitario.

Durante la ponencia Bill Ayers habló de la importancia que tiene poder mirar a los alumnos como personas tridimensionales, intentar ir más allá de las etiquetas. Insistía en que la sabiduría está en todas partes y cualquier aprendizaje se basa en la interacción entre el profesor y sus alumnos.

Ilustraba esta idea con el ejemplo de la primera vez que una madre pone a mamar a su bebé recién nacido. En ese momento ¿quién enseña a quién? Porque por muy  preparada que esté la madre es a través de la interacción con su hijo que  sólo tiene minutos de vida, que ambos aprenderán, la posición en la que está cómodo, cómo prefiere que le sostenga. Y si un niño de minutos de edad, puede enseñar algo, qué no podrá enseñar cuando tenga cinco, quince o veinte años.

Insistió en los peligros de las etiquetas y en los riesgos de intentar definir y clasificar a todos los niños. Para él una de sus máximas en la educación es que cada persona tiene un valor único en incalculable, el reto es poder mirar más allá de las etiquetas, de las primeras impresiones.

En relación con la evaluación, defiende que ésta debe ser una herramienta que ayude al profesor a enseñar mejor y no una forma de dividir a los alumnos entre ganadores y perdedores.

Las escuelas son espejos y ventanas de las sociedades a las que pertenecen y en una sociedad que democrática es esperable que todos los niños tengan acceso a una educación de calidad, con aulas preparadas y profesores bien formados, sin que su origen o su clase social lo condicione.

Desde su punto de vista es muy importante que el colectivo de los profesores una su voz para que la administración escuche sus verdaderas necesidades y problemas y las decisiones importantes se tomen contando con ellos.

Aún así admite que cuando formas parte de un sistema, estás condicionado por él. Recordaba entonces lo que le dice su hijo que es profesor de instituto en una zona deprimida de Oakland sobre su papel. Según él en un 75% se considera un agente del estado,  mientras que otro 25% es libre, lo que intenta es aprovechar al completo ese 25%.

Por último hizo un llamamiento a la insubordinación creativa que ilustró con esta anécdota, en su primer trabajo como profesor, la escuela tenía un servicio de megafonía que continuamente interrumpía sus clases para lanzar mensajes administrativos. Bill decidió aprovechar un recreo para desconectar los cables, después envió un informe diciendo que la megafonía de la clase no funcionaba correctamente, teniendo en cuenta que se trataba de una escuela pública de Nueva York, tardarían unos cinco años en repararlo. 

También te puede intersar:

Malala y Satyarthi reciben el Premio Nobel de la Paz como reconocimiento por su trabajo a favor de los derechos de los niños

Las personas seleccionadas para recibir este año el Premio Nóbel de la Paz han sido Malala y Satyarthi. Se reconoce así, su trabajo a favor de los derechos de niñas y niños. Ambos elegidos tienen en común su lucha en contra del extremismo y a favor de la educacion.

¿Queréis saber algo más de ellos?

Malala tiene dieciseis años y podría decirse que es sólo una niña, aunque empezó su activismo a los once escribiendo un blog para la BBC. Para conocerla mejor, nada como leerla de primera mano en esta entrevista que le hizo Rosa Montero .

Recogemos algunas de sus frases que más nos llamaron la atención:

“Estoy entregada a la causa de la educación y creo que puedo dedicarle mi vida entera. lo que más me importa es la educación de cada niña en el mundo, asi que empeñaré mi vida en ello y me enorgullezco de trabajar en pro de la educación de las niñas”

`No puedo abandonar. Cuando veo a la gente de Siria, que están desamparados, algunos viviendo en Egipto, otros en el Líbano; cuando veo a toda la gente de Paquistán que está sufriendo el terrorismo, entonces no puedo dejar de pensar, “Malala, ¿por qué esperas a que otro se haga cargo? ¿Por qué no lo haces tú, por qué no hablas tú a favor de sus derechos y de los tuyos?”’

“Se ha demostrado que los talibanes, que tenían fusiles y explosivos, eran más débiles que la gente con lápices y libros.”

El otro seleccionado es Satyarthi, un activista indio que lucha por los derechos de los niños. Pionero en la idea de etiquetar las productos como “libres de explotación infantil” con el esquema llamado RugMark, que es reconocido internacionalmente. Para saber más sobre él podéis leer esta noticia.

Destacamos algunas de sus frases:

“Desde que era niño me llenaba de rabia e impotencia ver que otros niños de mi edad tuvieran que trabajar y no pudieran ir a la escuela como yo”, decía en 2009 en una entrevista concedida a EL PAÍS

“Los niños son explotados por ser la fuerza de trabajo más barata y porque son los más vulnerables física y mentalmente”

También te puede interesar:

  • Discurso de Malala Yousazfai en la ONU
  • Leer un fragmento del libro Trabajo infantil. Hemos recogido una selección donde se habla del punto de vista de las personas implicadas en el trabajo infantil: los empresarios, los niños y niñas, los padres. Este libro pertenece a la colección “¿Y tú?, ¿qué opinas?” dirigida a adolescentes que pretende estimular a los jóvenes a que revisen todos los puntos de vista y elaboren sus propias opiniones. 

Periódico Escuela entrevista a Bill Ayers con motivo de su próxima visita a España

Bill Ayers es Catedrático Distinguido de Educación por la Universidad de Illinois (Chicago), en los años 60 fue conocido por su activismo de izquierdas, ahora continúa ejerciendo su lucha a través de la educación que reivindica como derecho humano fundamental necesario para construir igualdad. 

A lo largo de su carrera, ha escrito sobre democracia, justicia social y educación: Enseñar, un viaje en cómic es su primera obra traducida al castellano escrita en colaboración con Ryan Alexander-Tanner quien le ha permitido traducir sus ideas a metáforas visuales. El libro cuenta su experiencia como profesor y expone sus ideas en relación con la educación.

Para conocerle mejor, nada como la entrevista realizada por Lola García-Ajofrín para Periódico Escuela, que puedes leer completa en este enlace.

Estará en Madrid durante la semana del 20 al 24 de octubre presentando sus dos libros traducidos al castellano y tratará el tema, ¿quieres conocerle?

  • Jueves 23 hablará sobre educación y derechos humanos con Félix Angulo Rasco a las 19:30 en la sala 2.1 de la Sede de CC.OO. Calle Lope de Vega 38 

También te puede interesar:

La educación debe estimular el desarrollo completo de la personalidad y la lucha por los derechos fundamentales

Empezamos el curso escolar con una ilusión: la de traer a William Ayers (autor de  Enseñar, un viaje en cómic) a España, estará aquí en octubre. Escuchar sus palabras sobre educación y sentir su energía y esperanza es todo un lujo en estos momentos difíciles. Él nos envió este artículo en el que deja ver algunas de sus princpales ideas sobre la enseñanza así como los motivos que le llevaron a atreverse a hacer una novela gráfica sobre educación.

La presentación será el día 23 de octubre a las 19.30 en la sede de CC.OO. en la calle López de Vega 38 (sala 2.1), en ella participará Félix Angulo Rasco.

Leer a William Ayers siempre es un viaje de los buenos, de esos que sabes donde empieza pero no hasta dónde te puede llevar, ¡adelante!

Me alegra poder escribir esta breve invitación e introducción a mi novela gráfica que habla de cómo aprender a enseñar y convertirse en un profesor. Estoy contento porque es una oportunidad de expresar mi agradecimiento a la editorial y al traductor que vieron que mi trabajo era algo que merecía la pena y quisieron ofrecerlo a las personas de habla castellana. Y contento también porque este esfuerzo colectivo reafirma mi creencia profunda de que enseñar es una tarea universal con características comunes que se comparten a nivel global. A pesar de que este libro está basado en mis experiencias como estudiante y profesor en Estados Unidos de América, espero que los principios éticos y valores en los que se basa, les resulten familiares.

 A lo largo de mi vida he creído profundamente que la educación no es ningún lujo o comodidad, sino más bien un derecho humano fundamental. Me da energía y perspectiva el Artículo 26 de  la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948:  “Todo el mundo tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en  las etapas básicas y fundamentales. La  educación básica debe  ser obligatoria…La educación debe estar encaminada al desarrollo completo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales.”

 Como profesores luchamos por el lugar fundamental de la educación para la construcción de nuestros futuros y en el desarrollo de una fuerte sociedad democrática. La educación y la democracia están unidas: una democracia fuerte necesita de ciudadanos comprometidos y activos que piensen, y de una educación que estimule el pensamiento crítico, la recepción y la resistencia, la participación y el empoderamiento, lleva hacia una democracia más viva e inclusiva.

 Nosotros los profesores debemos acoger un ideal especialmente delicado y precioso: todas las personas tienen un valor incalculable e irreducible. En una democracia fuerte y funcional y participativa construimos escuelas que reflejan este principio, organizando nuestros esfuerzos a partir de la propuesta de que: el desarrollo completo de cada uno de los miembros es una condición necesaria para el desarrollo de todos. Este es mandato importante y fundamental.

 Esta idea poderosa y previsión tiene grandes implicaciones para la política educativa, así como para el currículum y la enseñanza, por lo que se enseña y cómo se enseña. Queremos que nuestros estudiantes sean capaces de pensar por ellos mismos, de hacer juicios basados en evidencias y razonen, que desarrollen mentes propias. Queremos que se pregunten cuestiones fundamentales: ¿quién soy yo en el mundo?, ¿cómo llegué  hasta aquí y adónde me dirijo?, ¿cuáles son mis opciones en el mundo?, ¿cómo debo comportarme? Y que persigan las respuestas hacia donde éstas les lleven. Rechazamos la obediencia y la conformidad a favor de la iniciativa de enseñar, el coraje, la imaginación, la creatividad y mucho más. Estas características deben ser modeladas y alimentadas, estimuladas y defendidas.

 El aula puede, con esfuerzo y práctica, ser un lugar de esperanza, expectación, y potencialidades, siempre un lugar para hacer la siguiente pregunta y después otra más. Las aulas pueden ser lugares extraordinarios de exploración y búsqueda, sorpresa e interrogatorio, que eche por tierra todo lo ortodoxo y lleve a pensar de nuevo las verdades aceptadas. Las clases entonces, se convertirán en el hogar natural para las mentes libres y las personas libres.

 

La infancia es un momento de invención y descubrimiento, pero sobre todo es un tiempo de esperanza. Es un tiempo para que los adultos sueñen extravagancias con los niños y por ellos, un tiempo para que todos nosotros decidamos si nuestras esperanzas para el futuro comprenden una inversión en los jóvenes y si nuestras esperanzas hacia los jóvenes suponen una sana invitación al mundo. Todos los niños deberían ser apoyados para que ocupen un lugar de esperanza, debería permitírseles que disfruten simplemente el hecho de estar vivos, mientras avanzan en la vida apoyados por el hecho de sentirse incondicionalmente bienvenidos.

Aquellos de nosotros que trabajamos con niños debemos, entonces, convertirnos  en “especialistas de abrir pequeños paquetes”, practicantes de la “asignatura de la esperanza”.

 Como profesores vamos hacia lo personal, lo particular, lo integrado, el apoyo, mientras nos mantenemos conscientes de lo social, de lo compartido, de lo global y de lo político. Les señalamos a los estudiantes el centro de la empresa educativa, cada uno de ellos es bien conocido por el adulto que le cuida y a su vez, conoce las posibilidades reales de pertenecer a una comunidad de aprendices. Surge así un sentimiento de visibilidad, de sentido, de esperanza para trabajar aquí el difícil terreno de la identidad. El mensaje a los niños y jóvenes es claro: en la clase y en este momento tú eres una persona valiosa y valorada: sin ti toda esta experiencia no conseguiría avanzar y fracasaría.

Enseñar es un trabajo intelectual y ético, y los profesores viven con sus estudiantes como centro de todas sus prácticas de clase. Los profesores son responsables del contenido y la dirección de su trabajo- del currículum, la pedagogía y la evaluación- y de las vidas escolares de un grupo determinado de estudiantes. Los profesores no son burócratas mecánicos o fríos vendedores. Ellos profesores deben convertirse en constructores de relaciones, inventores y creadores, protectores y abogados, pensadores y actores.

Pensé que una novela gráfica sobre la enseñanza sería una buena idea -porque hablaríamos a una nueva generación de potenciales profesores, retratando la intimidad de la clase de una forma única, introduciendo el mundo de la enseñanza en un medio no tradicional, que nos acerca a la estética y el sentimiento de enseñar, el desafío de la alegría, el dolor de la promesa de la vida en la clase como la conocemos y la sentimos. Enseñar es siempre difícil de describir, y me imagino que la novela gráfica ofrece un camino particular para mostrar este territorio inefable y fundamental, un camino único. Aquí no dependemos ni de las palabras ni de las imágenes, sino de una tercera vía, con su propia idiosincrasia, oportunidades y necesidades: palabras y dibujo en una deslumbrante danza dialéctica.

Imaginándose cómo el arte secuencial hace su trabajo, cómo la magia suele ocurrir a partir de ese simple espacio en blanco entre los paneles donde la imaginación salvaje de cualquier lector y la imaginación sin normas se convierte en algo lleno de vida, y como equilibrarlo cuando las palabras deben llevar la carga y las imágenes pueden sostener el peso, todo esto supuso la alegría de colaborar en el cómic con el gran artista Ryan Alexander-Tanner (ohyesverynice.com).

Este libro es una carta de amor para profesores y cualquiera a quien le preocupen las vidas de los niños y los jóvenes. Está basado en la idea de que el amor hacia nuestros hijos y hacia los hijos de los demás puede ser fuerte, brillante, y un objetivo esperanzador al que dirigir todos nuestros esfuerzos. Invita a los profesores a darse cuenta de que la mejor enseñanza empieza en la generosidad, guiada por la esperanza y el corazón, y gira en torno al amor.

Muchos de nosotros estamos involucrados en una vida dedicada a la enseñanza por la preocupación que tenemos por los jóvenes, el cariño a los niños, y la esperanza de participar en el crecimiento y el desarrollo de una nueva generación. El desafío es mantener el amor y la esperanza -esas ambiciones éticas- vivos en circunstancias difíciles y a veces de “mala muerte”, para construir un marco que nos permita ver a los estudiantes como criaturas increíbles, serpenteantes, tridimensionales y dinámicas que son, y continuar así profundizando y extendiendo ese conocimiento al servicio de un aprendizaje más efectivo. Con mi libro espero contribuir a ese esfuerzo esencial.

William Ayers

Catedrático Distinguido de Educación e Investigador destacado en la Universidad de Illinois en Chicago. En la actualidad es Vicepresidente de la División de currículum de la American Educational Research Association (AERA). Entres sus publicaciones están los siguientes libros: Teaching toward freedom: moral commitment and ethical action in the classroom, On the side of the child: summerhill revisitied y Teaching the personal and the political: essays of hope and justice. Vive en Hyde Park (Chicago) con Bernardine Dohrn.

 

William Ayers estará en España para presentar su libro Enseñar, un viaje en cómic, acompañado por Félix Angulo el jueves 23 de octubre a las 19:30 en la Calle Lope de Vega 38 en la sala 2.1

También te puede interesar:

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!