esclavitud infantil


Esclavos invisibles

UNICEF con la colaboración de Médicos sin fronteras ha elaborado el vídeo Esclavos invisibles donde explica la realidad de muchos niños y niñas que trabajan en el mundo. Muchas son niñas a las que se obliga a trabajar como exclavas sexuales, os invitamos a ver este vídeo para conocer mejor esta realidad.

En el libro Trabajo infantil, la autora Kaye Stearman plantea hasta qué punto podría ser beneficioso para la sociedad que trabajaran niños y niñas, éstas son las conclusiones a las que llega:

El trabajo infantil y la sociedad

Pero las razones económicas no son las únicas. ¿Se beneficia toda la sociedad de la mano de obra infantil de alguna otra forma? Para llegar a ser un adulto saludable, un niño necesita alimentarse bien, aire libre, espacio para jugar y oportunidades para aprender. Estas premisas no se dan si, en la infancia, se pasan horas y horas trabajando en malas condiciones. Entonces lo que ocurre es que los cuerpos infantiles no crecen y se quedan pequeños y raquíticos, sus ojos son dañados por la poca luz, su oído por el gran ruido, y sus mentes no son estimuladas para aprender cosas nuevas. Muchos niños que trabajan apenas han estado escolarizados o ni siquiera han ido a la escuela por lo que nunca podrán aprender a leer y a escribir. Algunos mueren o se hieren de gravedad en el trabajo. Otros son maltratados física y sexualmente, o alejados de sus familias a las que quizá no vuelvan a ver nunca. Muchos se ven forzados a madurar rápidamente y a asumir responsabilidades propias de adultos como cuidar a otros niños pequeños, cuando ellos mismos deberían ser cuidados porque todavía son niños. Por todo lo expuesto se puede decir que la mayor parte de la gente defiende que la mano de obra infantil no beneficia ni a la infancia, ni a la sociedad.