28 de junio Día del Orgullo Gay y Lésbico|9788471125330_04_m

¿Quién es gay, lesbiana o bisexual?, ¿qué utilidad tienen esas etiquetas?

El pasado 28 de junio se celebraba el día del Orgullo gay y lésbico Amnistía Internacional recordaba que todavía la orientación sexual es motivo de discriminación y persecución en todo el mundo. En el libro La nueva adolescencia homosexual, Ritch Savin-Williams discute la imagen negativa que muchos profesionales en salud mental nos presentan acerca del colectivo adolescente de gays y lesbianas, que aparecen como drogodependientes, personas aisladas, con tendencias suicidas, con estrés y otras patologías. El autor se pregunta cómo se ha llegado a esas conclusiones. Las nuevas generaciones tienen ideas cada vez más abiertas sobre la sexualidad, pero existe una brecha entre lo que se está consiguiendo en el mundo real de la juventud de hoy y lo que conocen y asumen diversos profesionales de la investigación, de la salud, el profesorado, los dirigentes religiosos, personalidades de la política, responsables de diferentes servicios, y padres y madres En este fragmento se refiere a las etiquetas de gay, lesbiana o bisexual y a cómo éstas pueden condicionar las propias investigaciones:

“Investigadores, educadores y profesionales de la salud mental “inventaron” la adolescencia homosexual en la década de 1970, y luego vieron cómo florecía en la de 1990. La adolescencia de las personas homosexuales vino a ser lo que los investigadores queríamos que fuera: lo que somos. Se parecía notablemente a la adolescencia de los estudiosos que también eran homosexuales: dura, difícil, dolorosa, reservada y misteriosa. En efecto, muchos de los primeros jóvenes homosexuales se hallaban en unas circunstancias difíciles: en grupos de apoyo, en las consultas psiquiátricas, quizá en la calle. Aquellos a quienes se atendía en los grupos de apoyo a los jóvenes homosexuales, por ejemplo, probablemente se identificaron como homosexuales desde una edad temprana, se destaparon ante muchos, tuvieron una vida sexual activa, consumieron drogas, y decían tener muchos problemas personales y emocionales. ¿Pero representa esta imagen a la juventud homosexual actual? Depende. Cuando una chica de 15 años dice: “Soy lesbiana”, sus palabras significan para ella algo específico. Sin embargo, aun en el caso de que ese algo esté claro en su propia mente, es posible que lo que ella quiera decir no sea necesariamente lo mismo que otro adolescente de 15 años entienda por esas palabras. Los investigadores normalmente definen su tema de estudio basándose en la respuesta a una pregunta concreta sobre la identidad sexual: ¿Cómo te identificas? Señala el cuadro que corresponda (sólo uno): heterosexual gay/lesbiana bisexual no lo sé.

Una persona, sin embargo, podría responder de forma distinta si la pregunta hubiera sido: “¿Has tenido relaciones sexuales con alguien de tu mismo sexo?” La respuesta a la primera pregunta no se correspondería necesariamente con la ofrecida a la segunda. Algunas chicas, por ejemplo, tienen contactos sexuales con otras chicas pero no se identifican como lesbianas, y algunas lesbianas son vírgenes o sólo tienen relaciones sexuales con chicos. Además de la identidad y el sexo, se han propuesto otros aspectos de la sexualidad entre personas del mismo sexo como un medio adecuado para definir quién es gay. ¿Qué diremos del chico que se enamora de su mejor amigo? ¿Y de la chica que fluctúa entre varias identidades sexuales? ¿Y del adolescente que no es todavía consciente de que es miembro o no de un grupo estigmatizado, o no está dispuesto a destapar cuál sea la realidad? Atracción. Sentimientos amorosos. Sentimientos eróticos. Fantasías. Modo de vida. Salir con determinadas personas. Pertenencias a determinados grupos. ¿Cuáles —o cuántas— de estas características definen como gay o lesbiana a una persona? Se ha debatido a menudo cómo definir simplemente quién es gay, unos debates que se han traducido en un consenso académico muy frágil. Después de medio siglo de estudios, seguimos sin ponernos de acuerdo sobre cómo definir a las personas gays”. También te puede interesar: Sexualidades e institución escolar de Debbie Einstein y Richard Johnson publicado en la misma colección.