Por un pacto social por la lectura

Estamos viendo que hay diversas iniciativas que reclaman un pacto social por la lectura, así por ejemplo:

– Durante la inauguración en Ifema de la feria internacional del libro LIBER, en octubre de 2021, Patrici Tixis, entonces presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) invitaba a los líderes y formaciones políticas del país a trabajar junto con el sector del libro en la consecución de un pacto social para reforzar el crecimiento de la lectura en España. No era la primera vez que como sector lo reclamábamos y solicitamos que forme parte de los objetivos estratégicos de país 2050.

– También en octubre durante la presentación de la 56 Fira del Llibre de València, el president de la Generalitat, Ximo Puig, anunció que la Generalitat Valenciana promoverá en 2022 un «pacto social» por la lectura entre todos los agentes sociales e instituciones vinculadas al sector del libro y las bibliotecas, públicos y privados, e incrementará el presupuesto destinado al fomento de hábitos lectores un 25 por ciento.

– Más adelante antes de concluir el año La dirección General del Libro y Fomento de lectura presentó el Plan de fomento de lectura con el lema ‘Lectura Infinita’, que según establece en sus principios pretende conseguir que la lectura se convierta en un hábito social real y la considera un elemento fundamental desde el punto de vista sociosanitario, económico y educativo y una oportunidad en la incipiente economía digital.

Es un plan en el que se han tenido en cuenta las propuestas de la Mesa del Libro, así como del Ministerio de Educación y Formación Profesional, docentes y bibliotecas escolares, y se ha contado en el grupo de trabajo con una representante de las CCAA y de la FEMP.

– También, en esta labor conjunta del sector con el Ministerio de Cultura, de los fondos de recuperación europeos se dedicarán 10 millones a comprar libros para las bibliotecas, 3 millones para la compra de libros digitales y 3 millones más para la recuperación y preservación del patrimonio bibliográfico. Así lo anunciaba la Directora general del libro en el Forum Edita, celebrado en Barcelona.

– Por último estábamos pendientes de la publicación de la LOM-LOE, (ley que ahora deberá desarrollar cada Consejería de Educación de cada Comunidad Autónoma) que recoge de la siguiente manera el fomento de la lectura:

LOM-LOE

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS: Se deberá dedicar un tiempo diario a la lectura y se establece que la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la creación artística, la comunicación audiovisual, la competencia digital, el fomento de la creatividad y del espíritu científico se trabajarán en todas las áreas de educación primaria.
[…] las Administraciones educativas promoverán planes de fomento de la lectura.
[…] se dedicará un tiempo del horario lectivo a la realización de proyectos

PROYECTO EDUCATIVO En el art. 121.2: El proyecto recogerá, al menos, la forma de atención a la diversidad del alumnado, medidas relativas a la acción tutorial, los planes de convivencia y de lectura […]

RECURSOS ECONÓMICOS: Artículo 157. Recursos para la mejora de los aprendizajes y apoyo al profesorado. b) La puesta en marcha de un plan de fomento de la lectura. (…)

BIBLIOTECAS ESCOLARES: Artículo 113. Bibliotecas escolares. 3. Las bibliotecas escolares contribuirán a fomentar la lectura y a que el alumno acceda a la información y otros recursos para el aprendizaje de las demás áreas y materias y pueda formarse en el uso crítico de los mismos.

BACHILLERATO: En el art. 33.d, referido a los Objetivos: “Afianzar los hábitos de lectura, estudio y disciplina, como condiciones necesarias para el eficaz aprovechamiento del aprendizaje, y como medio de desarrollo personal.

Está bien que esté en la ley, pero el tiempo en el aula es finito y los recursos también.

¿Cómo organizamos pues la jerarquía de las prioridades educativas?

La tarea del profesorado es cada vez más compleja y deben contar con medios, apoyo y formación. 

En qué debe consistir un pacto social por la lectura

Vemos pues que no faltan iniciativas y buenas intenciones que manifiesten la importancia del fomento de la lectura, pero ¿qué es lo que hace falta para alcanzar ese pacto social?

1er Principio: De arriba abajo y de abajo a arriba

  • La lectura como un objetivo de Estado más allá de ideologías e intereses de partido:

Debe haber un acuerdo público desde todos los ámbitos de las administraciones locales, autonómicas, y central, de manera conjunta incluyendo todos los ministerios, que pongan como principio vertebrador el fomento de la lectura con planes de desarrollo y objetivos concretos y partidas presupuestarias.  Como decía Patrici Tixis “que forme parte de los objetivos estratégicos de país 2050”.

  • Implicación y participación social, porque social significa la participación de todos:

La lectura deber aparecer como proyecto de todo centro educativo. Hemos visto que la ley así lo contempla, y espero que eso forme parte de toda ley de manera explícita siempre. ¿De quién depende ahora que se convierta en un proyecto de centro? ¿Qué podemos hacer como alumnos,  familias, profesores, equipos directivos?

Esto supone responsabilidades individuales y colectivas, así que no es solo cuestión de los entornos educativos escolares, también en la familia, en las empresas, y en todas las instituciones culturales, de ocio y deporte.

No me olvido de los medios de comunicación, deben estar en ese pacto, están haciendo una buena labor de difusión de la cultura pero al menos en los públicos ¿forma parte de su principio vertebrador?

A título individual qué mejor que recomendar a un amigo una buena lectura, hablar de ella, y que un adolescente no se sienta raro por ello.

2º Principio: Medir y desear mejorar. Porque no valen buenos propósitos que nos den popularidad a corto plazo. Los objetivos  deben ser a corto, medio y largo plazo.

Disponemos de varios instrumentos para conocer los hábitos de lectura, el primero a nivel micro es la realidad en nuestros hogares, aulas, bibliotecas, pero también disponemos de estudios como Hábitos de lectura de FGEE-Conecta, Jóvenes y lectura de la FGSR, de organismos internacionales tenemos PISA, PIRLS, entre otros.

Los índices de lectura crecen pero más de un tercio de la población española no lee nunca un libro, en el pasado el objetivo fue la alfabetización del 100% de la sociedad, ¿por qué no ambicionar un 100% de población lectora?

Y no me quedo aquí, más datos, un total de 580 millones de personas hablan español en el mundo, el 7,6% de la población mundial, ¿se hacen idea de esta magnitud? En España se publican 75 mil títulos al año y la oferta editorial es de 740 mil títulos. Ahora solo queda juntar a ambos libros y posibles lectores, romper este desencuentro.

3er Principio: Para qué leer

Paulo Cosín. Para qué leer.
Ediciones Morata, 2022.

Los dos principios anteriores pensé que necesitaban un fundamento, es decir el sentido que tiene. Hay un sentir general de las bondades de la lectura, pero entendí que era necesario aclararlo y por eso me animé a escribir Para qué leer, y algo que me pareció prioritario, la importancia en la etapa de la formación de nuestra identidad.

Espero que este libro pueda contribuir también, y las entrevistas en los distintos medios de diferentes posicionamientos ideológicos (la lectura va más allá, fomenta el pensamiento crítico que se apoya en la diversidad).

El próximo día 20 de mayo estaré en el Centro cultural de Calzada de Calatrava intentado que los alumnos y alumnas de su instituto reflexionen sobre la lectura, y el 29 de mayo a las 12:00 en la Feria del Libro de Madrid.

«Allí donde vaya reclamaré este pacto social por la lectura, y para qué leer, porque es nuestra mejor arma para mejorar nuestra sociedad».