Lev Vygotsky: su influencia en la educación y en Ediciones Morata

Es frecuente encontrar en muchas de nuestras publicaciones referencias a Vygotsky, no puede ser de otro modo pues es obligado acudir a él cuando se habla de desarrollo cognitivo, comunicación en interacción, juego, alfabetización y educación en general.

Con la publicación de Las investigaciones actuales sobre las teorías de Vygotsky en Educación Infantil que nos recogen Nikolay Veraksa y Sonja Sheridan, Ediciones Morata incorpora una obra fundamental a su catálogo.

Cuando publicamos Loris Malaguzzi y las escuelas de Reggio Emilia, pudimos ver cómo la biografía de Loris Malaguzzi hacía un recorrido por las publicaciones de Morata. Lo mismo nos sucede ahora  con esta obra de Vygotsky.

Me gustaría destacar algunas aportaciones que se hacen en este libro que también he comentado en la entrevista que me realizó Jorge Raedó que se puede ver en Conversaciones Anidar. En resumen decía:

Me parece fundamental la aportación sobre el pensamiento dialéctico, como una dirección especial del desarrollo cognitivo del niño que les permite considerar simultáneamente dos visiones distintas (opuestas) de un mismo obje­to (ILYENKOV, 1979). Así por ejemplo dar de comer a una muñeca piedrecitas o flores nos hace ver que por un lado se consideran alimentos, que se ponen en la boca de la muñeca pero por otro lado como no son comida, la muñeca no se las come ni espera que lo haga. VYGOTSKY subrayaba que “todo auténtico pensamiento científico se desarrolla a través de la dialéctica” (p. 44). Aconsejamos pues la lectura de este capítulo en el que encontraremos también las aportaciones de Piaget sobre el pensamiento dialéctico y cómo rompe ya con la idea de muchos autores que encajaban toda actividad cognitiva en tesis, antítesis y síntesis.

Sin embargo, Piaget en sus estudios no se consideraba que el pensamiento dialéctico fuera un tipo especial de actividad mental del niño, mientras que los estudios de VYGOTSKY descubrieron que formaba parte de la naturaleza del desarrollo del razonamiento del niño.

Basta por ejemplo pensar que quizás a los adultos nos cuesta responder a las preguntas: ¿qué es a la vez  ligero y pesado, blanco y negro, animado e inanimado,  igual y diferente?, pero los niños de cinco, seis y siete años las entiende perfectamente y las responden con facilidad (p. 51).

Todo el libro es de gran interés, y es muy recomendable la parte de interacción y comunicación por ejemplo la que tienen los padres/madres con sus hijos/as en edad preescolar durante el tiempo de ocio, la que se produce en el aprendizaje colaborativo y considerar los beneficios que esta tiene en la alfabetización como veremos más adelante.

En la pág. 148 se extrae esta cita de Vygotsky:

Toda función en el desarrollo cultural del niño aparece dos veces, primero en el plano social y después en el plano individual; primero entre las personas (inter-psicológica) y después dentro del niño (intra-psicológica). Igualmente ocurre con la atención voluntaria, la memoria lógica y la formación de conceptos. Todas las funciones superiores nacen como relaciones reales entre individuos.

Bajo esta perspectiva, esta obra recoge y analiza las investigaciones sobre los distintos modelos de interacción de los padres, los objetivos que tienen, cómo evolucionan con la edad de sus hijos, si son felices con sus hijos, y cómo suelen emplear el tiempo de ocio en el hogar con sus hijos.

Según este estudio, a medida que los hijos van creciendo, la participación de los padres en acti­vidades comunes disminuye, […] un cambio que coincide con una disminución de los sentimientos positivos en estas relaciones.

A esto hay que añadir que “al hablar del pensamiento de VYGOTSKY [recordemos su perspectiva sociocultural] conviene considerar el auge de los medios sociales y su impacto en los niños. Los medios públicos y sociales se imponen cada vez más a los mediadores tradicionales entre los niños y su entor­no. Moderadores habituales como los padres, los profesores y los sistemas de creencias están perdiendo su influencia a medida que los niños, a una edad cada vez más temprana, conectan directamente vía digital con un mundo de infor­mación, ideas e imágenes que escapan a su opinión y control” (p.164).

Todo lo anterior, nos remite a la idea de Zona de Desarrollo Próximo que es hoy bien cono­cida y que encontramos a lo largo de todo el libro.

Volviendo sobre la alfabetización podemos leer en la página 184:

Una de las mayores aportaciones a la psicología del siglo XX es la psicología histórico-cultural de VYGOTSKY (1978), que subraya los orígenes sociales del lenguaje y el pensamiento. Desde una perspectiva sociocultural, experiencias como las activi­dades conjuntas que fomentan el habla se consideran un importante medio para transmitir significado y generar significados nuevos (ROGOFF, 1998). Las teorías socioculturales afirman que el lenguaje representa nuestra función mental más importante, y VYGOTSKY (1981) describía el pensamiento humano como pensa­miento lingüístico, y los conceptos, como el significado de las palabras. Desta­caba la importancia del significado de las palabras porque es este significado lo que utilizamos al pensar. Desde una perspectiva teórica, VYGOTSKY apuntaba a la importante función del aprendizaje del lenguaje y señalaba que el funcionamiento mental superior tiene sus orígenes en los procesos sociales y está mediatizado por herramientas y signos, en especial por el lenguaje (VYGOTSKY, 1981; WELLS, 1999). Las oportunidades del niño de aprender estarán siempre influidas por experiencias previas, y tanto las interacciones sociales como las del lenguaje contribuirán a desarrollar sus interacciones con otras personas. La alfabetización temprana mejora a medida que los niños enriquecen su vocabulario.

De ahí la importancia que se destaca en esta obra del tipo de interacciones y experiencias que se pueden tener para el desarrollo de una alfabetización temprana por parte de los padres/madres y de los profesores/as en la edad preescolar.

Por último no podía faltar la importancia del juego en el desarrollo así, nos dicen:

El juego de simulación es la actividad más importante para los niños de entre tres y seis años (DOLYA y HOLDER, 2011). Este tipo de juego es fundamental para desarrollar la imaginación, la creatividad, la autorregulación, al conducta autodirigida y la conciencia de uno mismo (VYGOTSKY, 2004). El juego de simulación normalmente ayuda a desarrollar la comunicación y las habilidades sociales. Durante el juego de simulación los niños descubren los límites perso­nales y las normas sociales. Mientras juegan con otros, aprenden a compartir, a autocontrolarse y a entender los sentimientos y las intenciones de los demás. Todos ellos son elementos necesarios que uno ha de aprender para poder jugar bien con los demás.

Si el juego cobra tanta importancia, la selección y uso de los mismos también la tiene, así nos hablan de las investigaciones con juegos tradicionales y los tecnológicos modernos, y la apuesta de los autores en virtud de los resultados y experiencia es clara.

El libro incluye también un capítulo sobre actividad física y finaliza con las condiciones para un aprendizaje de calidad en las escuelas.

Para concluir este post incluimos una selección de obras de nuestro catálogo muy relacionados con los temas que hemos analizado en este completo y actual libro sobre las investigaciones y teorías de Lev Vygotsky: