La escuela pública es un espacio privilegiado de educación democrática

Así lo afirma Ángel Pérez Gómez en la entrevista que concedió recientemente al Periódico Escuela que puede leer a continuación.

Éstas son algunas de las afirmaciones del autor a lo largo de la misma:

Considera la escuela pública como un espacio privilegiado para el desarrollo personal y académico de la mayoría de los ciudadanos. Consciente de que es mejorable, también sabe que es la única que puede ofrecer “recursos para el desarrollo personal y académico de la mayoría de los ciudadanos”

Educarse en la era digital es su nueva obra en la que quiere llamar la atención sobre la complejidad y controversia que implica hoy la formación de los ciudadanos en un contexto global de interacciones humanas caracterizado por la  abundancia, la desigualdad y el cambio.

Una enseñanza de calidad y excelencia significaría recuperar al aprendiz como ser humano completo -emociones y razón, consciente e inconsciente, cuerpo y mente- como el foco central de la práctica pedagógica. Este nuevo modo de concebir la enseñanza requiere de cambios profundos, no de modificaciones epidérmicas.

El autor nombra algunos ejemplos de buenas prácticas en la línea de lo que propone: La Escuela del Martinet en Barcelona, Nuestra señora de Gracia en Málaga, Ross School en Nueva York entre otras.

Las medidas que propone la LOMCE no pueden ir más en contra de lo que plantea este libro, Ángel Pérez opina que no sólo no servirán para mejorar la calidad de la enseñanza, sino que la empeorarán.
Si se lleva a la práctica esta modificación supondrá: la masificación de las aulas, aumento de las horas lectivas (que repercutirá en una menor atención tutorial).